El hombre que salvó al Mundo AKA La Guerra de las Galaxias turca (1982)

El hombre que salvó al Mundo (Dünyayi kurtaran adam, Turkish Star Wars)
Banderas - Turqu�a
Año:
1982
Duración: 91 min.
Género: Acción, Aventuras y Ciencia ficción
Director: Çetin Inanç
Actores: Cüneyt Arkin, Aytekin Akkaya, Füsun Uçar, Hüseyin Peyda, etc.
Más datos en la IMDB
Minisinopsis: Mientras un malvado espacial intenta conquistar el Universo, la Tierra resiste gracias a un escudo creado con las mentes de los seres humanos.

Si ya has visto la película, puedes seguir leyendo.

Cutrez de culto

Aviso importante: La reseña que viene a continuación es la más larga que se ha hecho hasta ahora en este blog, así que es conveniente tener tiempo y un té con pastas al lado si se tiene la intención de leérsela entera.

Cualquiera que siga este blog -como dijo Lagartijo: “hay gente pá tó“- sabrá que sólo en contadas excepciones se comentan según qué tipo de películas (más allá de la clasificación B). Ésto es debido a mi veneración por el trabajo que realizan en Blogcaspa o en el más reciente Cine ediondo. Pero hay veces que, sea porque la película es suficientemente antigua o porque se producen peticiones o comentarios al respecto, me decido a perder dos o tres o cuatrocientas neuronas en el visionado de algunos productos. Sinceramente, después de ver la película me hubiese gustado poner el vídeo que sigue y las puntuaciones, sin más…

…pero claro, hay tantas cosas que comentar, tantos apuntes tomados, tantas neuronas díscolas que se han tirado por un barranco, que no puedo sino rendirles un sincero y cálido homenaje a todas y cada una de ellas -porque les pongo nombre-. De cualquier forma, aviso, ésta no va a ser una reseña al uso y va a haber sobredosis de letras e imágenes…

Antes de ponerme a hablar de su cine, me gustaría hablar un poco de mi visión acerca de los turcos. Los turcos son un pueblo moderno, muy cercanos al resto de los europeos, pero con un extraño ramalazo hortera que a veces esconden pero les late desde el interior. Viendo determinadas películas turcas uno puede pensar que en Turquía están como en Afganistán… o peor… pero obviamente no es así -ni de coña, vamos-; bajo mi punto de vista, el problema que tienen los turcos cuando se expresan es que les sale ese ramalazo hortera que les hace retroceder unas cuantas décadas en cuanto al rumbo de las modas se refiere. Es como si en España hiciésemos ahora las películas que hacíamos en los años 60. Ésto creo que es debido a que tienen un pie en Europa y otro en Asia (Recordemos que Turquía tiene frontera con Siria, Iraq, Irán, Armenia, Georgia, Bulgaria y Grecia) y la confluencia de estilos puede hacer que todo llegue mucho antes o que todo llegue mucho más tarde. En fín que, como en todos los países, hay una Turquía moderna que jamás hubiese hecho esta película, y una Turquía caduca y hortera que aplaude este tipo de pseudo-cine. Cuando fui a Turquía, allá por el 2005, hice esta fotografía de la entrada de una tienda de discos en el barrio de Gálata; por supuesto, también había tiendas de discos modernas -las más-, pero creo que la fotografía define bien la dualidad que existe en el país (Click para ampliar):

Intentar hacer una calificación del director, los actores y resto de apartado técnico de esta película sería ridículo pese a que Cüneyt Arkin (Murat), por ejemplo, tenga unas 300 películas en su haber -quizá más bien “debe”-. Quizá lo más destacable por parte de los actores sean sus parecidos razonables. Por ejemplo, cansado de que apenas se dijesen sus nombres (aunque ahora sé que se llamaban Murat y Alí) y, ante la casi imposibilidad de identificarlos, decidí que los dos protagonistas serían los pecos espaciales… aunque en realidad sean una mezcla de los pecos, Georgi Dann (mirad la web, que no tiene precio) y ese otro gran artista universal llamado José Luis Rodríguez “El puma”:

= + +

El consejero espacial (que no sé el nombre, coñe) de El Mago, a mi no me engaña, es en realidad Bernardino Lombao (para el que no sepa quién es, fue el pintoresco entrenador personal de José María Aznar):

=

Y la hija del jefe de la 13ª tribu, cuyo nombre, por supuesto, tampoco sé, está claro que es Gunilla von Bismarck (No encuentro una foto suficientemente parecida de esta mujer, pero es ella en los 80, lo juro):

Lo que hay que resaltar claramente, porque es el motivo por el cual la película es llamada “La Guerra de las Galaxias Turca”, es que el producto es una mezcla de imágenes filmadas con imágenes robadas de La espada mágica (Bert I. Gordon, 1962), Sodoma y Gomorra (Robert Aldrich, 1962) y sobre todo Star Wars (George Lucas, 1977).  Pero el robo no acaba ahí, ya que la música también procede de otras películas: El planeta de los simios (Franklin J. Schaffner, 1968), Moonraker (Lewis Gilbert, 1979), El abismo negro (Gary Nelson, 1979), Flash Gordon (Mike Hodges, 1980) y En busca del arca perdida (Steven Spielberg, 1981).
Uno puede pensar que si robas imágenes a otras películas y las intercalas en la tuya, la cosa quedará muy descompensada por la diferencia de contrastes, colores, etc. ¿Cómo se resuelve ésto? Un profesional procesaría las imágenes para que tuviesen el mejor aspecto posible, vamos, que tirarían hacia lo alto. Pero éstos lo que hicieron fue tirar hacia lo bajo y meter un filtro amarillo verdoso a todo para igualarlo. ¿Ingenioso? Pues en muchos montajes de diseño gráfico se utiliza el mismo truco… aunque en estos últimos el resultado no suele ser tan pedorro como en la película, sino todo lo contrario. He de decir que todos los fotogramas que aparecen en la reseña han sido procesados para quitarles el filtro, así que el trucazo del siglo no se va a poder apreciar en ellos (¡Oooh!). Obviamente, tanto cortar y pegar (Ctrl+C y Ctrl+V) da como resultado un montaje vomitivo… como el resto de las cosas de la película… pero no lo que suele ser una vomitona al más puro estilo melopea “quinceañeril”, no, vomitona de ésa en la que el producto procesado previamente por los jugos gástricos te sale hasta por la nariz y después de sonarte cuatro o cinco veces, aún te están saliendo tropezones, para que te acuerdes.

¡Oh, Dios!, ¿realmente estoy comentando la película técnicamente? Bufff… voy a dejarlo… lo único que voy a agregar para finalizar este apartado es que lo del acelerador de partículas gigante de Suiza es una broma al lado de ésto. ¡Ala, al turrón!

Todo el mundo recuerda cómo empiezan las películas de la saga Star Wars, con ese texto introductorio subiendo y empequeñeciéndose a medida que sube. No tengo ni puñetera idea de cómo lo hicieron -supongo que con un ordenador, claro-. Los turcos tampoco, así que cogieron un rollo de papel, escribieron los créditos de la peli y lo pasaron -manivela mediante- delante de la cámara. Pero, claro, ya habían gastado el truco de las letras subiendo para los créditos y tenían que resolver cómo soltar un pestiño impresionante sobre el malo de la galaxia y el escudo impenetrable de la Tierra, así que ¿qué mejor que empezar a cortar y pegar secuencias de Star Wars mientras el tipo más aburrido de Turquía suelta la lengua? Para acabar de rematar la jugada, nuestros héroes, los pecos espaciales, “viajan” en lo que se supone que son X-Wing o Tie Fighter o El Halcón Milenario, que no se sabe muy bien, porque el efecto consiste en poner a los tipos con cascos en primer plano e imágenes de Star Wars de fondo sin coherencia alguna, luchando contra el mal y defendiendo a la Tierra.

Hasta que, claro, una de las naves (da igual de qué bando) les alcanza a ambos y los pecos espaciales aparecen en un desierto (que es la Capadocia turca) con 0 restos de nave a su alrededor y con 0 explicaciones de cómo han resultado ilesos a una caída desde el espacio hasta la Tierra. Es bonito, ¿que no? Las fuerzas del Universo haciendo de las suyas, ¡uuuh!… aunque más bien diría que había demasiado hachís en Turquía en los años 80. Para rematar la jugada, nuevamente aparece la voz del turco más aburrido de Turquía para narrar otro pestiño insoportable mientras se intercalan imágenes de pirámides egipcias, de la Esfinge y de geroglíficos… Con la Capadocia y las imágenes de Egipto ya tenemos montado el lío de la civilización arrasada por la guerra nuclear. Lo bueno de ésto es que uno de los pecos le dice al otro: “¿dónde estamos?” y el otro responde “no sé” ¡pues vaya mierda de turcos estáis hechos si no sabéis que es la Capadocia! Como ninguno de los dos sabe dónde está, ¿qué mejor que ponerse a silbar por si han caído en un planeta habitado sólo por mujeres? -Pajares y Esteso hubiesen hecho lo mismo, seguro-.

Pero para desgracia de los cyber-pecos-tecno-salidos, en lugar de acudir mujeres semidesnudas a la llamada, los que llegan son esqueletos montados a caballo… ¿esqueletos he dicho? Esqueletos dicen ellos, porque en realidad, ¡por Dios!, lo que son es unos tipos con un disfraz cutrérrimo con una base de tela negra sobre la que se han cosido telas rosas y blancas imitando a músculos y huesos… que digo yo que ¿cuándo ha tenido músculos un esqueleto?, pero éso es otro tema… el caso es que aquí empieza el despiporre de las artes marciales, el paroxismo del kick boxing, el acabose del kárate y el cénit de las escenas de acción de la Historia del cine: ¡oh, sí! Esos tipos vestidos de sabe Dios qué apartando la cara cinco segundos antes de recibir el puñetazo, tirando su lanza justo hacia donde no está el buenorro de la historia, cabalgando en su rocín cual caballero de plata ignorante de que su destino es la re-muerte -porque, claro, un esqueleto ya está muerto-. ¡Oh, Dios!, ¡oh, sí! -y más expresiones adjudicables también a una película porno que denoten regocijo máximo-.

Por desgracia, tras enfrentarse al “ejército de las tinieblas” y salir al galope con los caballos prestados, nuestros héroes se topan con un pelotón de malas imitaciones de guardias imperiales que les disparan con sus rayos cósmicos y hacen que caigan de sus monturas. Una vez capturados, son llevados a lo que parecen ser las ruinas de una civilización antigua, poblada por personas más extrañas que una piruleta de chorizo cuyo aspecto es una mezcla de la Grecia antigua y todos los defectos de la moda de los 80 -salvo las hombreras, y éso les honra-. Allí se toparán con más soldados, con la copia más burda jamás creada de Robby the robot y con un grupo de mega-gladiadores del futuro que nadie sabe por qué están peleando entre ellos si todos parecen ser del mismo bando. Lo que tampoco se sabe muy bien es por qué nuestros héroes, viendo a los gladiadores, se deciden a liberarse y ponerse a pelear, cuando lo más fácil hubiese sido esperar a que se matasen entre ellos y luego zafarse de sus ataduras… digo yo. Lo más sorprendente es que alguien se atreva a pegarle en la cabeza a otro que lleva casco… es como partirte nueces en la frente o tratar de clavar un clavo con la mano, la mar de inteligente.

Véase, en el tercero de los fotogramas siguientes, cómo simular que alguien tiene una espada clavada sin tratar de disimular un ápice -lo que parece ser un trozo de torso que falta es la placa metálica que rodea el lateral del gladiador y une los dos trozos de espada… vamos, como los cuchillos para ponerte en la cabeza que te venden en las tiendas de bromas-.

Una vez han conseguido escapar y salvar a los habitantes de la ciudad en ruinas de las perversas garras de los malotes, se produce el encuentro pecos espaciales-Gunilla von Bismark que completará la parte “historia de amor” de la película. La ridiculez de la escena es tal que sería imposible reproducirla sin tener que matar al lector posteriormente para evitar una metástasis cerebral y el sufrimiento que éso conllevaría. Pero también aparece el padre de Gunilla, el jefe de la 13ª tribu, que explica a nuestros héroes la historia de cómo han sido oprimidos y sometidos -como el arroz y la sangre al embucharse para formar una morcilla- y cómo la Tierra hizo explosión hace tiempo y se dividió en varios cachos, trozos o pedazos que ahora son planetas… Lo del hachís del principio lo decía de verdad, Turquía fue durante muchos años la puerta de determinadas sustancias a toda Europa y EEUU junto con Marsella -Véanse las magníficas El expreso de medianoche (Alan Parker, 1978) y The french connection, contra el imperio de la droga (William Friedkin, 1971)- y claro, obviamente, dichas sustancias hicieron mella en numerosos cerebros.

El caso es que los pecos espaciales deciden luchar contra El Mago, ése ser indestructible que quiere dominar el Universo. Pero El Mago, que es un tipo más listo que Tamara y Ana Obregón juntas, tiene una webcam que le permite ver lo que quiera cuando quiere y como quiera y, por descontado, se percata de que están conspirando contra él. Así que decide despertar a las momias que habitan la ciudad subterránea… momias que, por supuesto, son cualquier cosa menos momias. A saber, tipos con papel higiénico enrollado y con uñas negras de felpa pegadas en los dedos… patetismo máximus. Pero lo de las momias queda a la altura del betún cuando hacen aparición ¡los osos amorosos cabreaos!, o “cómo se comportarían los osos amorosos adictos a la drogaína si tuviesen el mono”. Bueno, bueno, lo de los osos amorosos no tiene nombre; si el resto es cutrérrimo, ésto ya es de pegarse un tiro y, después de muerto, seguir hasta vaciarse el cargador entero en la cabeza. En España las tiendas de todo a 100 empezaron allá por mediados de los 90, si no recuerdo mal pero, claro, ahora que lo pienso, como Turquía está más cerca de China que España, es probable que allí llegasen mucho antes. Sólo así podría explicarme de dónde se sacó toda la parafernalia estrambótica de la película…

Lo apabullante de esta parte es cuando las momias-fake y los osos amorosos con el mono se lían a matar a todo bicho viviente con ese grandioso efecto que consiste en que el tipo que va a recibir un zarpazo ya tenga la sangre en el sitio oportuno antes de recibirlo. Oh, y lo mejor de lo mejor: ese plano de los niños todo junticos como hermanicos muertos y con ketchup (¿o catsup?) por la cara, ¡grandioso!. Sobre todo por el niño que aparece casi el último, que se está descojonando de risa, algo que deberían hacer todas y cada una de las personas que aparecen en esta peli.

Ésto es un toma y daca en el que no te puedes relajar un segundo, porque si una escena es sublime, la siguiente lo es dos veces más. Tras la masacre, los malosos amorosos cogen los cuerpos y los meten el el cubículo de las momias al tiempo que El Mago les chupa la sangre desde su nave a través de un tubo que debe de tener las mismas dimensiones, al menos, que la goma de los pantalones de Fraga, porque si no no se explica muy bien cómo llega de un sitio a otro. Tras el proceso chupasangre viene el efectazo del siglo -el próximo efecto también será el efectazo del siglo- que consiste en la conversión de los muertos en espeluznantes momias con garras de felpa. Véase el proceso:

El penoso efecto “onda” que sale en el fotograma del centro es un recurso del que se abusa en la peli cada vez que se quiere decir que está pasando algo tan fantasmaravilloso que no puede ser representado… vamos, que no tenían para efectos especiales porque se habían dejado toda la pasta en el chino, así que lo mejor fue cortar varios círculos de diferente tamaño pintados de un verde mocoso asqueroso -porque creo que en la vida he visto un verde tan feo-, ponerlos en un palo y hacer que girasen.

Tras contemplar la masacre de la pobre gente de “villa post-apocalíptica”, nuestros pecos espaciales deciden ponerse en forma… lo que viene a ser aquello que hacen todos los héroes de acción en las películas made in Hong Kong después de recibir la paliza pertinente por parte del Chino Cheng y sus compañeros de la escuela rival de Kungfusch. El tema del entrenamiento quizá sea uno de los cénit -porque tiene varios- de la película por su intensidad interpretativa y su dramática narrativa consistente en ver a dos tipos poniendo caras de esforzaos -como Mr. T cuando estaba estreñido- mientras golpean, levantan o revientan piedras de cartón que cantan más que Los del río en el Rat Pack. Analizando en profundidad este trozo obtenemos dos cosas a destacar de considerable calidad que a todos los críticos de cine del Universo -o más- han pasado por alto a la hora de elegir la mejor película de la historia: La primera son esos planos seguidos de los pecos espaciales, Gunilla y el hijo de Gunilla poniendo caras de familia feliz y de heroicidad con tal intensidad que, aseguro, ni los actores que se la… digo, que han mamado el método Stanislavsky son capaces de poner; y la segunda es esa maravillosa ocurrencia que tiene Murat de atarse dos piedras de diez o doscientos kilos a sendas piernas para generar una potencia en las mismas como ningún otro humano ha tenido jamás y así ser capaz de dar unos saltos tremendos potenciados por la cama elástica que no aparece en los planos contrapicados pero que todo el mundo sabe con certeza que está ahí. Extraordinario, oiga. Todo este trozo podría bien hacerse pasar por un anuncio de leche Pascual de los años 80… y si no, que alguien se atreva a negarme que quien dirigió esta peli dirigió también este anuncio.

Cansados de tanto partir, levantar y hacer explotar cartón-piedra, Georgie Dann y El Puma llegan hasta una taberna, obviamente inspirada en la escena de la taberna de la saga Star Wars, pero que aquí es la taberna del esperpento. Bueno, bueno… creo que en los créditos de la película no sale ningún encargado de maquillaje ni nada por el estilo pero, ¿para qué? Habiendo tiendas de disfraces cutres se puede resolver el tema de los alienígenas en la taberna. Y así es… el tema de los alienígenas, que son tipos con las caretas más feas que encontraron, es tan delirante que te hiela la sangre y hace que tus glóbulos rojos se vuelvan blancos y se vayan al cuarto oscuro de La Ostra Azul de Loca academia de policía de diez en diez. Lo que se deduce de esta escena es que nunca hay que entrar en un bar un domingo a las 8 de la mañana, porque seguro que habrá alcohólicos que quieren acabar el día con un chocolate con churros y, ya se sabe, los alienígenas con resaca tienen muy mal carácter.

Oh, se me olvidaba, antes de la ridícula escena de la taberna, que sólo tiene como objetivo enseñar lo que habían comprado en “Fiestas y cotillones Rodriguez S.A.“, hay otra en la que, no se sabe por qué, El Mago convierte a dos personas en Zombies. Y digo que no se sabe por qué porque después de la conversión no vuelven a aparecer en toda la película, con lo que deduzco que es algo completamente innecesario… como el 90% de las cosas de la película.

Tras la escena de acción (im)pertinente en la taberna, El Mago captura a nuestros héroes y los lleva a su guarida palaciega en la costa de Marbella para soltarles otro pestiño sobre su poder, lo grande que es su ego y la espada y el cerebro con los que puede conquistar el Mundo. Aquí hacen aparición Bernardino Lombao y la reina, que es como una mezcla entre Nati Abascal y la bruja de Blancanieves.

De nuevo tiene lugar otra pelea absurda de “me aparto diez segundos antes de que me sueltes el guantazo” -y van…- contra los osos amorosos cabreaos, los guardianes de la puerta y la maestra de las llaves, pero esta vez tiene lugar una acción que te dejará la boca abierta para que te entren las moscas: Murat le arranca un brazo a uno de los osos pelirrojosos y se lo clava en la garganta pero, no contento con hacerlo una vez, le hace lo mismo con el otro brazo. ¡Oh, magistral!

Finalmente, son capturados -y van…- y torturados de tal forma que no hubiesen pasado el filtro de Amnistía Internacional: les estrangulan con un trozo de cartón-piedra, que creo que es la forma más ridícula de tortura que he visto en una película en mi vida. No contentos con esta desagradable acción, los malotes deciden que hay que enterrarlos vivos y le ponen empeño, oiga, pero como son tan gilis, pues no lo consiguen.

Como la reina no ha conseguido doblegar la voluntad de Alí (¿?), El Mago la convierte también en zombie -que digo yo que me parece que todas las escenas éstas de zombies están robadas de otras pelis- y manda a Murat a luchar contra el más ridículo de los osos amorosos cabreados -uno que en lugar de uñas tiene cintas, que parece el papá pitufo del resto- en una de las escenas más ridículas de la película que consiste en que Murat se pone a dar saltos sobre la cama eslástica por encima del bicho para marearlo hasta que cae sobre él y acaba con su penosa existencia. Toda esta lucha, claro, acentuada por la música de Indiana Jones y por la presencia de la imitación de Robby, que jalea desde la grada y le da un empaque al asunto que pá qué te cuento.

Una vez todos -menos Alí, que sigue capturado y está siendo torturado a base de luces de alógenos- están fuera de peligro, nadie sabe muy bien cómo, se van todos al museo -que no sé si no es el palacio de Topkapi- para que de nuevo el jefe de la 13ª tribu les suelte un nuevo pestiño, esta vez consistente en explicarles one more time la importancia de la espada y el cerebro mezclando la religión islámica con la cristiana, las churras con las merinas y las manzanas con las peras.

Por fin, y llevamos 1 hora de película, está claro que el objetivo de la peli es que el héroe encontrase el cerebro y la espada para salvar el Mundo. Gunilla y Murat se ponen a ello, y así viajan por el desierto (cof, cof) encontrándose con un peligroso grupo de luchadores con embudos en la cabeza a los que Murat, obviamente, derrota, y con otro luchador con unos nunchuck a los que él mismo pone el sonido con su propia boca, hasta llegar a las ruinas del monasterio en el que se encuentra la espada protegida por dos guadianes que no son otra cosa más que tipos con trajes plateados que les cubren de la cabeza a los pies. Pero la cosa no acaba con la derrota de los hombres plateados -imagino que querían hacerlos pasar por hombres metálicos o robots con nula credibilidad como resultado-, porque después aparecen las escenas robadas de otra película turca de la que se roban los planos precisos para que cualquiera pueda darse cuenta de que Murat y el monstruo no están en el mismo sitio y, tras salir del monasterio, otra vez tenemos una pelea aderezada por sonidos de copas chocando cuando en realidad debería chocar el metal de las espadas. Como diría John Rambo: “¡Esto es un infierno!

Murat llega hasta el palacio de El Mago, donde encuentra a su amigo Alí, que ya se ha liberado de los alógenos asesinos. Pero Alí ambiciona el poder del cerebro y la “espada de plástico sin utilidad ninguna” (porque los dientes están dispuestos de tal forma que jamás podría ser clavada en ningún sitio y, de ser clavada, jamás podría ser vuelta a sacar), así que después de una discusión absurda sobre las mujeres, le roba la espada a Murat y sale en busca del jefe de la 13ª tribu para que le ayude a conseguir ese poder. ¡Oh, destino!, pero Alí cae en la trampa de El Mago, que se hace pasar por el jefe y tras una estúpida pelea que consiste en que el mago abre el puño para que Alí se lance -él mismo- contra las paredes hasta reventarse. Hace falta tener poca cabeza.

Una vez que El Mago ha absorbido el poder de la espada de plástico y el cerebro dorado, ya puede dominar El Mundo destruyendo el escudo mental -joder, si digo ésto en la puerta de un psiquiátrico me meten para dentro fijo-. Ésto provoca que, misteriosamente, el jefe de la 13ª tribu muera. Pero no será el único, ya que Alí muere también por las heridas autoinflingidas en el duelo contra El Mago. El Mago, por cierto, que creo que no lo había dicho, es como una versión cutre y trasnochada del Emperador Ming de Flash Gordon cruzado con alguien salido de Mad Max.

Cabreado a más no poder, Murat funde la espada y el cerebro y, quizá en la escena más potente de la película, introduce sus manos y pies en el metal derretido para crearse las armas de destrucción definitivas. Lo genial es que mete las manos en el cuenco de metal fundido y las saca con unos guantes perfectos… lo que hay que ver… para acabar saliendo de la cueva haciendo una postura al más puro estilo ¡Power Rangers!

Lo que viene a continuación es algo que cualquiera que se haya pasado su infancia, adolescencia o juventud en los 80 rodeado de videojuegos de 8bits no sólo entenderá, sino que llevará nostalgia hasta su cabeza. Supongo que cualquiera, bajo estas condiciones -de haber pasado la etapa 8bits en los 80- conocerá aquellos videojuegos como Double Dragon o Target Renegade, juegos de lucha magistrales como pocos que consistían en ir matando a todo el mundo hasta llegar a un malo malísimo al final de cada fase. Bien, pues el que recuerde ésto, también recordará que el último nivel siempre consistía en derrotar a los distintos jefes de cada fase otra vez antes de enfrentarse con el jefe supremo o malo que te cagas. Pues éso es exáctamente lo que sucede aquí: la cosa comienza con un plano de todos los malotes que habían aparecido antes corriendo por el desierto hacia la cámara en plan desfile de asistentes al Oktoberfest cuando corren hacia los baños después de haber ingerido 10 litros de cerveza. Para seguir después con las escenas de lucha definitivas en las que cualquier cosa pueda pasar, incluso que se le arranque la cabeza a una momia y haga explosión cuando sea lanzada contra otra, que se vuelvan a intercalar secuencias de Star Wars, o que se rellene con escenas de lucha de otras partes de la película en las que Murat no salía con sus guantes y botas de oro.

Como todo lo realmente bien construído, lo mejor se deja para el final. Y es que esa secuencia de Murat partiendo por dos a El Mago es algo que ni el mismo Spielberg podría haber creado en su imaginación, con ese maravilloso efecto final de meterle un cartón negro a la mitad de la cámara ¡Aaah, por Dios! ¡No quiero vivir!

Cuando empecé esta reseña, allá por 1840, intuí que la película sería maltratada por la mayoría porque hay cosas que son muy malentendidas. Hay violencia que no es violencia sino poesía, como la de Park-Chan Wook o Kitano, o pornografía que no es pornografía sino drama, como la de Nagisha Oshima; del mismo modo, El hombre que salvó el Mundo no es acción aberrante, es pura poesía en movimiento, pornografía elevada a su máxima expresión, espectáculo puro, cinemaperversión, ¡es la mejorpeor película medioasiática de todos los tiempos!

PD: Como la reseña ha sido un tanto especial, las puntuaciones no van a ser menos.

Cutrez técnicaEstrella 5Estrella 5
Cutrez guion�sticaEstrella 5Estrella 5
Cutrez visualEstrella 5Estrella 5
InterésEstrella 5
PuntuaciónGlobal - 1.0

23 Responses to “El hombre que salvó al Mundo AKA La Guerra de las Galaxias turca (1982)”


  1. 1 Jorge octubre 4, 2008 a las 12:29 am

    Si alguien se preguntaba por qué tardaba en publicar… era porque me ha costado una semana acabar éso :)

  2. 2 hombrelobo octubre 5, 2008 a las 12:12 am

    Dios, la tengo que conseguir ….. el trailer es memorable …. :D

  3. 3 arnf arnf octubre 5, 2008 a las 11:06 pm

    Pues si que te ha costado (yo me he cansado leyéndola). Sobre la cinta, qué decir que es la película peor hecha que he visto en mi vida y que sólo ha sido posible en un país tan ligado a la sodomía: esta película debe de haber sodomizado a tu cerebro!.

  4. 4 Jorge octubre 6, 2008 a las 3:51 am

    No me extraña, arnf arnf, pero ya aviso al principio que había que tener tiempo y un té con pastas al lado (o café solo en mi caso o colacao en otros).
    Lo de “una semana” en realidad es el tiempo transcurrido desde escribir la primera palabra hasta cerrar la reseña y no el tiempo pasado delante del ordeñador escribiendo, obviamente… pero aún con todo, para que luego te venga un mamón a copiar y pegar… ¡ay!

    ¡Salud!

  5. 5 Antoniosan octubre 6, 2008 a las 6:00 am

    Ves que merecia la pena? No te dije yo que era buenisima? Pero que sepas que la primera vez que vi esta peli (si, la he visto mas de una vez; en concreto, dos), la vi en turco SIN subtitulos, y me parti de risa.

    Por cierto, a mi tambien me molo la posturita cuando el amigo Cuneyt (lease Yuneit Arkon) estrena guantes y botas. Y no pusiste la maquinaria con la que le lavan el cerebro a Ali, hecha con cables de telefono.

    Y, por cierto tambien, creo que en 2006(?) estrenaron la segunda parte, que parece ser incluso peor que esta. Aparte, el buen Ali tiene una peli en la que interpreta al Capitan America (si, en serio) que tampoco tiene desperdicio (me molaban las cejas del Spiderman).

    Ah! Y la rubia de bote acabo haciendo pelis porno.

  6. 6 Jorge octubre 6, 2008 a las 6:15 am

    Hombre, Antoniosan, si con “merecer la pena” te refieres a perder neuronas en masa por suicidio… ahora, lo de verla sin subtítulos es como para ser muy masoquista.

    La posturita es de lo mejor, sip. Algo puse, lo de los alógenos o neones, no recuerdo, pero sí, habría que haberle dado más caña al asunto aunque, compréndeme, viendo lo que ya lleva de reseña, como que apuré el paso.

    Lo de la segunda parte lo he visto por ahí, si. NO LA PIENSO VER. XD

    Lo de la rubia es un gran dato.

    Gracias por los aportes, Antoniosan.
    Salud!

  7. 7 Milgrom octubre 6, 2008 a las 2:19 pm

    Cuneyt es un héroe para muchos!!! Y esta es una de las mejores peoles películas de la historia!!

  8. 8 troncha octubre 6, 2008 a las 3:06 pm

    Eres un genio, te superas a ti mismo y mira que es dificil, buenisimo, estoy partiendome de risa mientras escribo esto. Lo de fundir la espada y hacerle los guantes es genial.

    ciencia-ficción turca esto es grande.

    Saludos…

  9. 9 Don_fofo octubre 6, 2008 a las 5:31 pm

    Recuerdo que hace un par de años estaba en mi pieza conversando con un amigo aficionado al cine de culto y obras más serias, bue la cosa es que le hice la pregunta del millon…

    ¿cual es la peor película que has visto en tu vida?

    ..me respondió “Los Payasos Asesinos del Espacio Exterior”…

    a lo que yo le respondí..

    bueno……mira esto

    Para hacer el cuento corto, a la media hora mi amigo se revolcaba de la riza tanto que nisiquiera podía ver todas las psicotroniasb que le pasavan por delante porque que le lagrimeaban los ojos de la riza, asique yo tenia que estar retrocediendo para que no se pierda nada (sadismo total!!)…

    En todo caso fue una reacción parecida la que tube yo hace unos cinco años cuando la tube por primera vez delante de mis virginales e inocentes ojos este magno trozo de basura.
    Esque es simplemente imprecindible, de esas que te marcan para siempre.

    PD: Tu comentario lo boy a imprimir y leer con calma que ya lo empese y pinta de lujo asi que me tomaré mi tiempo..

    Saludos

    Don_fofo

  10. 10 Cutre octubre 7, 2008 a las 3:30 am

    Es un excelente análisis y reseña de esta película tan cutre. A mi me encantó cuando la vi y terminaba llorando de risa por algunas de las escenas.

    Si a alguien le interesa verla en línea pueden hacerlo en el siguiente link:

    http://video.google.com/videoplay?docid=-7069307816427160377

  11. 11 Tio Marvin octubre 7, 2008 a las 3:14 pm

    Peazo de análisis, pero es que esta joya no se merece menos. Por cierto, lo que dices de las escenas de los zombis robadas de otras pelis es verdad (bueno, tampoco es una sorpresa), pero es que un día viendo una peli mala de zombis (aunke no tan mala como ésta) vi una escena que sale aquí. Lamentablemente, he olvidado el título de la cinta. Saludos.

  12. 12 g0rb1s octubre 7, 2008 a las 8:55 pm

    Casi me da algo con lo de las momias-fake y los malosos amorosos!!

  13. 13 Antoniosan octubre 8, 2008 a las 5:35 am

    Un placer como siempre, Jorge. Y que le voy a hacer, si a mi me gusta perder neuronas asi :D Hay gente que bebe, o practica boxeo. Yo veo pelis malas (lo que me recuerda que todavia tengo algunas de Santo por ver…)

    Por cierto, si buscas en Youtube a nuestro amigo Cuneyt, hay un video por ahi (entre los muchos que hay) en el que el tipo se marca una pelea brutal con un ninja que ya la quisiera Steven Seagal. Creo que el tipo incluso coge flechas en vuelo y cosas asi. Si te quieres reir un rato, deberias echarle un vistazo.

    Bueno, como soy un buenazo, te lo he buscado :P Tiene morbillo esto de buscar videos raros en una oficina japonesa :D

    http://jp.youtube.com/watch?v=un-5v3m4y8A&feature=related

    Y en este hace su posturita de nuevo, esta vez con un pedazo de espadon plasticoso.

    http://jp.youtube.com/watch?v=9p6u1ueqJ4U

    Espero que los disfrutes tanto como yo los disfrute :D Despues de esto, puedes olvidarte de desarrollar telequinesis, porque no te quedaran muchas neuronas disponibles.

  14. 14 darkerr octubre 9, 2008 a las 5:37 am

    Impecable análisis de una pelicula de mucho interés (interés cutre), a mi estos productos me llaman poderosamente la atención. Esta me recuerda algo a “Sankuokai”, no sé si ha visto esa serie setentera de t.v. del sol naciente, claro que aqui hay mas bizarrada, de lejos. Saludos¡¡¡

  15. 15 Jorge octubre 10, 2008 a las 9:55 am

    Milgrom: Si Cuynet es un héroe para alguien, la crisis mundial viene de lejos…

    Troncha: Ala, ala, exagerado…

    Don_fofo: Te recomiendo que lo leas en la web, no por nada, sino porque muchos de los enlaces que pongo son, en sí mismos, coñas (chistes). Lo de rebobinar para que tu amigo no se perdiese nada me parece un acto propio de la ¡Spanish inquisition!

    Cutre: Gracias por el enlace. No sabía que era una peli con los derechos liberados, como Plan 9 y tantas otras, pero no me extraña.

    Tio Marvin: Lo de peazo supongo que te va porque es casi interminable, ¿no? :) Si recuerdas el título de la peli, postéalo, por favor.

    g0rbis: a ti te contesto en otros ámbitos de la vida…

    Antoniosan: Mil gracias por esos impagables enlaces del youtube. Cómo se nota dónde vives, ¿eh? con el jp. delante del youtube. :)

    Darkerr: Pues no, no he tenido la posibilidad de verla. A ver si la busco…

    Gracias a todos por los comentarios. Salud!

  16. 16 cris alvins octubre 13, 2008 a las 12:09 am

    gracias por indicar donde la puedo conseguir no la pelo ni a palos solo viendo fotos y leyendo a jorge provoca risas

  17. 17 Antoniosan octubre 14, 2008 a las 5:26 am

    De nada hombre, a mandar! Es que adoro a Cuneyt. Para mi es como el Robert Redford turco.

    Y, por cierto, mira esto…

    http://www.cuneytarkin.com.tr/

    Es una pena que se este acabando ya el año, que si no me pillaba el calendario… :P

    Venga, saludos. Y come algo de comida española por mi… ayer arroz, hoy arroz, mañana arroz…

    Bueno, voy a leer la critica de los Vampyros lesbos esos…

  18. 18 arnf arnf octubre 15, 2008 a las 10:39 pm

    ¡Spanish inquisition! NOBODY SPECTS TO THE SPANISH INQUISITION!!!

  19. 19 Mike Donovan octubre 21, 2008 a las 2:58 pm

    Esta pelìcula la vi en el ciclo “Peor Imposible” en Gijòn y fue un èxito apoteòsico de pùblico.A Cuneyt Arkin lo veo màs como el doble de Lauren Postigo (R.I.P).Desde luego, hay muchas “Delicias Turcas” por descubrir.

    Muy buen blog.Pasarè a menudo por èl.

  20. 20 Antoniosan febrero 23, 2009 a las 5:17 am

    Atento a esto! Lo encontre ayer, mientras buscaba imagenes para hacerme el dvd (para poder verlo en la tele) de este peliculon.

    http://www.daylife.com/photo/07MV8f35oi1lC

  21. 21 Jorge febrero 23, 2009 a las 8:32 am

    ¡Dios! ¡Documentazo sin igual, Antoniosan! Casi se ha convertido en Carmen de Mairena. XD

  22. 22 Nacho marzo 13, 2011 a las 5:04 pm

    Lo peor es que hay una segunda parte, en este caso con medios técnicos superiores. Eso si, me temo que el guión no sea mucho mejor.
    Por cierto que también sale el bueno de Cuneyt arkin.
    http://www.imdb.com/title/tt0808240/


  1. 1 Retazos de la web del 2008-10-04 (microblogging) » hombrelobo, una mente dispersa Trackback en octubre 5, 2008 a las 1:01 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Películas "Buenismas", buenas, malas y "malismas", pero todas con menos presupuesto del que hubiesen querido

Comentarios

Los textos aparecidos en este blog -salvo los especificados en cada momento- están protegidos por una licencia Creative Commons. Está prohibido hacer uso comercial o modificar los mismos y debes ponerte en contacto con el autor para obtener su consentimiento antes de reproducirlos en otro ámbito.

En este blog no hay ni se permite publicar enlaces Edonkey.

Categorías

Los más sobrevalorados:

Comentarios

Carteles de las películas

Cadáveres Atómicos c06

Cadáveres Atómicos c05

Cadáveres Atómicos c04

Más fotos

AL MÁRGEN DE ESTE BLOG:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 33 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: