Barbarella (1968)

Barbarella - C

Barbarella: La venus del espacio (Barbarella)
Banderas - Francia Banderas - Italia
Año:1968
Duración: 98 min.
Género: Aventuras, Ciencia ficción, Comedia y Fantástico
Director: Roger Vadim
Actores: Jane Fonda, John Phillip Law, Anita Pallenberg, Milo O’Shea, etc.
Más datos en la IMDB

Minisinopsis: En el año 40.000, Barbarella, una chica de la Tierra, es enviada al malvado planeta SoGo en busca del científico Duran-Duran.

Si ya has visto la película, puedes seguir leyendo.

Clasicazo  Cutrez de culto

Las pelis que se hacen hasta el culo de LSD es lo que tienen. Luego viene un puñado de gafapastas y créen que han descubierto América cuando lo que han visto no es más que una fantasía explotaition sin ninguna intención salvo la de mostrar a una Jane Fonda (Barbarella)  -aunque al principio fuese a ser la no menos bella Virna Lisi- en todo su esplendor. Así se crea la ilusión de que una película excelente en algunos aspectos y absurda en otros sea un clásico cuando en realidad es una cutrez de culto. Y en realidad no les culpo, porque esta película es de esas pocas que podría calificarse tanto de una cosa como de la otra porque contiene elementos de ambas. Así que, que cada cual saque sus propias conclusiones.

En esta película Roger Vadim es un punto negativo: un director muy mediocre, marido de la Fonda en esos momentos, especializado en películas de enseñar cacho y quien, de tanto querer enseñar, jamás llegó a descubrir nada. El insensato guión es otro punto negativo, resultado de juntar a cuatro guionistas y un dibujante de comics en una sala y ponerles barra libre de ácido y mezcalina. Y el sonido que, a cargo de David Hildyard es un mejunje extraño que desentona sobremanera.
Por el lado bueno tenemos la ambientación: vestuario -del modista Paco Rabane-, decorados y buena parte de los efectos que hacen que la fantasía psicodélica sea mayor. Y, desde luego, la música a cargo de Michel Magne, Bob Crewe y Charles Fox, que sí es un clásico en toda regla.
En el medio está gran parte de los actores, incluída Jane Fonda. Quizá el más histriónico de ellos sea Milo O’Shea (Duran-Duran), actor capaz de lo mejor y de lo peor. Y habría que mencionar la inclusión de Marcel Marceau (Doctor Pink), en uno de sus pocos papeles cinematográficos y que Anita Pallenberg (El gran tirano) es doblada por Joan Greenwood en la versión original.
Desde el comienzo de la película ya se advierte de lo que trata: Una extraordinaria secuencia de créditos nos muestra a Barbarella quitándose el traje de astronauta en una ficticia gravedad 0 -porque se ven reflejos del cristal sobre el que está suspendida- mientras las letras y la música fluyen en el interior de una nave forrada de tela de peluche. La fantasía psicodélica ha comenzado.  A partir de aquí, la película no difiere mucho del cómic de Jean-Claude Forest de 1962 en el que está basado. Claro que, hasta el momento en el que Barbarella pone rumbo a SoGo se había saltado buena parte de la historia; por éso, a cambio, se nos ofrece el viaje desde el interior de la nave-peluche con el estúpido -por fallidamente cómico- ordenador Alfie a bordo.

 Barbarella - f01 Barbarella - f02

La siguiente hora se resume en una Jane Fonda ofreciéndose -sexualmente hablando- a todo aquel con el que se cruza. Llegará al Planeta 19 donde, tras la escena de las niñas disléxicas -en realidad hablan igualito que Los Sims, que les falta un rombo verde en la cabeza- montadas en un trineo tirado por una manta-raya, y la de los muñecos asesinos, será rescatada por el vigilante de los bosques con quien, por supuesto, copula cual jovenzuela distraída lavando la ropa en fresco arroyo -Dios, qué bucólico-. Para demostrar lo ridículo que puede ser un guionista para acabar haciendo que la protagonista se líe con alguien, valgan las siguientes frases:

– Barbarella: “Eres muy amable, no sé cómo voy a darte las gracias. Conseguiré que mi Gobierno te de una recompensa por tu ayuda. De todas formas, si necesitas algo o puedo hacer algo por ti, dímelo”.
– El vigilante: “Sí. Puedes hacerlo. Quiero que hagamos el amor.”

¿Recompensas gubernamentales o acostarse con la Fonda? Mmm… difícil elección. Lo que está claro es que El vigilante no necesitaba llevar pieles para calentarse, como demuestra la siguiente imágen:

Barbarella - f05 Barbarella - f11

De ahí pasará al laberinto de la ciudad de la noche, donde encontrará a Pygar (John Phillip Law), el último de los oncilántropos -ciego y alado- y al Profesor Pink. Obviamente, entre el tipo musculoso y alado y el profesor, Barbarella prefiere tirarse a Pygar; es ingénua, pero no estúpida. Lo bueno de estas escenas es la ambientación de los personajes que pululan, cual procesionaria en pinar, por las calles del laberinto. Como pasaba en Zardoz, nos gusta que haya gente que parezca que hace algo pero que no haga nada: acariciar piedras, cazar mariposas imaginarias, etc.
El caso es que Pygar, después de haber sido rehabilitado para el vuelo por Barbarella, la lleva hasta SoGo.

 Barbarella - f14

 Una vez llegados a la ciudad, los alegres residentes secuestran a Pygar -es que no los vio venir- y Barbarella usará su gran capacidad deductiva: “¿Pero, por qué grita? Cuando se está pasando un mal rato siempre se grita” -Dios, qué bochorno-. Ambos pasarán por la estancia de la última decisión, que más parece el 1, 2, 3 y, cuando les llegue el momento de suicidarse -porque de éso va lo de la última decisión-, hará aparición Duran-Duran (todavía el Consejero) para llevarlos ante El gran tirano. Dicho personaje no es más que Barbarella pero en moreno y malvado, por lo que también le entrará tanto a la venus de la galaxia como a Pygar, aunque sin resultados en ningún caso. Como ninguno de los dos accede, pues habrá que castigarlos y Barbarella es llevada a la jaula de los periquitos asesinos al más puro estilo Los pájaros (Alfred Hitchcock, 1963). Escena aderezada con otro comentario chorras: “Es una forma demasiado poética de morir“.
Pero de nuevo será rescatada. Esta vez por Dildano (David Hemmings), jefe de los rebeldes -que era un robot en el cómic- y personaje cómico de la película. Tras una escena en plan Orgasmatrón de El dormilón (Woody Allen, 1973) -quizá la mejor de la película-, Dildano le entregará la llave invisible de la cámara de los sueños, donde duerme El gran tirano y le dirá la plabra clave para cuando llegue el momento de asaltar el palacio: “Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch“, con dos c… ¿No podía ser “ataquemos” o algo más sencillo, no? Este nombre impronunciable es el del pueblo galés con el nombre más largo de Reino Unido.

Barbarella - f20

Tras salir de la guarida de los rebeldes, aparece en una sala donde varias mujeres fuman en pipa “esencia de hombre” (que no es más que un tipo nadando en el interior de una pipa gigante). Pero Barbarella será de nuevo capturada por el Consejero e introducida en el órgano de tortura donde se le aplicará la Sonata para verdugo y varias mujeres jóvenes. Como nuestra heroína es sexualmente hiperactiva, la máquina infernal no le hará nada salvo proporcionarle placer. Barbarella descubrirá quién es realmente el Consejero y la revolución se pondrá en marcha desencadenándolo todo.
Obviamente, como toda película de ciencia ficción que se precie, debe haber una retahíla de cachibaches y/o cosas varias con nombres raros y supramodernos, oyes: Rayo positrónico, astronavegatrix, transformador idiomático, proyector de mini-misiles, etc.

Así como el guión es de lo más absurdo por muy psicodélica que sea la intención, el apartado visual está bastante más acertado.
Lo primero que hay que mencionar es el vestuario: por lo general está bastante bien trabajado, pero lo que más llama la atención es que Barbarella cambia de vestuario en siete ocasiones durante la película:

 Barbarella - f03 Barbarella - f04 Barbarella - f12 Barbarella - f13 Barbarella - f18 Barbarella - f21 Barbarella - f22

Otro vestuario digno de mención es el que lleva El gran tirano en su segunda aparición, con el cuerno de rinoceronte adherido a su frente. Simplemente genial.
Los decorados, salvo el helado a la llegada de Barbarella al Planeta 19 de Tauseti también están bien construídos. Quizá cante un poco el decorado del interior de la nave en lo que se refiere al movimiento cuando se producen las interferencias magnéticas.
Siguiendo con el tema de las naves, la de Barbarella parece una mezcla de juguete de madera y castillo hinchable, acorde con su personalidad, el vehículo del vigilante es bastante original y las de los guardias negros tienen un punto orgánico bastante curioso.

Barbarella - f10 Barbarella - f17

Los guardias negros también tienen un buen diseño. Me recuerdan a un personaje de Star Wars, pero no recuerdo a cual; si algún freak de la saga lo sabe, que me lo diga, por favor (¿Si los llamas freaks cómo quieres que te ayuden?). También tienen un aire al Sauron o quizá más a los Nazgul de El señor de los anillos. Los efectos de su destrucción, salvo porque se nota demasiado que son objetos inertes en ese momento, están bien construídos.

Barbarella - f09 = ?

Otras cosas que destacan son: los muñecos diabólicos y el maquillaje y vestuario de los niños del demonio -son simplemente geniales-, el efecto de transparencia de los grotescos en el laberinto, los efectos en las numerosas pantallas que aparecen a lo largo de la película y el sempiterno rayo positrónico.

Barbarella - f08 Barbarella - f15 Barbarella - f19 Barbarella - f23 Barbarella - f24

Por contra, hay varias cosas que fallan: Los contrastes en las escenas de vuelo hacen que éstas caigan al abismo de la perversión visual cual Belén Esteban o Jackie Castañeda en concurso de modelos. La manta-raya que tira del trineo es otra perversión plástica que da mucho miedito y, sobre todo y ante todas las cosas del universo Barbarella, el hijo de la gran puta que pintó a tres conejos de azul para rodar una película.

Barbarella - f06  Barbarella - f07 Barbarella - f16

 Barbarella, como dije al principio, es una de esas pocas películas que puede ser considerada tanto un clásico como una cutrez de culto. Ésto se debe a que la película basa toda su fuerza en la estética y ésta es casi impecable. Sin embargo, si cogemos la peli por el lado más puro del cine, obviamente, es una basura psicodélica que sólo sirve como divertimento: tiene un guión más estúpido que un adolescente despertando a la sexualidad y una dirección más nula que un cero al lado de otro cero más grande seguido por varios ceros más pequeños; pero posée una fuerza visual que, seguro, la hará perdurar en la Historia del Cine por siempre.
Para rematar, decir que se prevée un remake para éste o el próximo año dirigido por Robert Rodríguez… no quiero ni pensar lo que saldrá.
Y no me puedo resistir a poner el programa de Muchachada Nui en el que se hace una parodia de Barbarella cambiándola por Tita Cervera ¡MARAVILLOSO!
PD: ¡Oh, Dios, casi se me olvida mencionar aquella grandísima mierda patria que fue Supernova, copia de Barbarella en plan castizo “dirigida” por Juan Miñón en 1993 y con Marta Sánchez como gancho sexual y Gabino Diego y Gurruchaga como comparsas!

Cutrez técnicaEstrella 3
Cutrez guion�sticaEstrella 5
Cutrez visualEstrella 2
InterésEstrella 3
PuntuaciónGlobal - 6.0


Anuncios

5 Responses to “Barbarella (1968)”


  1. 1 Dani(blogcaspa) marzo 12, 2008 en 10:54 pm

    La verdad es que Barbarella es una peli un tanto extraña… como un cruce imposible entre el avantgarde y una patochada cósmica de serie B. Los colores no son de este mundo…como el cuerpo de Jane Fonda.

    Yo tambien le pondria un 6, es como un estudiante que ha estudiado mucho pero no hace un buen examen.

    Saludos!

    Dani

  2. 2 Jorge marzo 13, 2008 en 12:18 am

    Muy buena definición lo del examen, Dani.
    Salud!

  3. 3 alexis octubre 3, 2009 en 2:20 am

    ¡Vaya por dios, llego tarde!:

    Aunque pocos, veo que ya hay algún que otro comentario sobre esta peli… Lo digo porque me habria hecho cierta metafórica ilusión “desvirgar” virtualmente la “Barbarella” de marras (y confio en que se entienda el chascarrillo o gracieta. Que me ha salido así de zafio porque me ha salido así).
    De cuando la vi en cine, de bastante pequeñajo, se me quedó en la retina lo de las muñequitas que mordian; lo de que salia un tio con alas… ¡Lo de los “Guardias Negros”!… Que si que ciertamente me parecieron, sobretodo entonces, unos robotacos muy atractivamente siniestros y fascinantes. Que ya iba yo entonces bastante bien encaminao hacia lo que ya siempre han sido mis gustos mas obsesivos de cara a lo fantástico y tal y etc. (Se estaba gestando, por aquel entonces, un futuro fan de Mazinger-Z)…

    Recuperando (¡muuuchos años después!) el visionado de este pastelote (dicho sea con cariño) creo que me quedo definitivamente con el estriptis de escafandra de los créditos del principio como “escena favorita”… Si acaso, quizá quitándole la cancioncilla cursi. En lo que respecta a todo lo demás: ¡Hombre!… ¡Sobretodo muy de plástico y “de colorines” y tal!
    Pero, como poco, diria yo que “Barbarella” si me resulta bastante mas simpática que, por ejemplo, el “Flash Gordon” aquel que hay, con música de “Queen”. Por comparar dos cosas que comparten algunas claras semejanzas generales y básicas. A saber: Aventuras de héroe (o heroína) espacial, de tebeo. Viviendo mil peripecias en planeta bien variopinto y exótico, y plasmado y ambientado con mucha teatralidad… ¡y muchos colorines!.

    Lo dicho: Almenos entre esas dos yo me quedo con Jane F… ¡Con “Barbarella”! Queria decir con “Barbarella”…

  4. 4 chris octubre 12, 2009 en 4:40 am

    No sabía que Barbarella era cutre pero de que me gusta, ¡me gusta!


  1. 1 Historias extraordinarias (1968) « ¡Qué grandes son las pelis cutres! Trackback en julio 27, 2008 en 11:38 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Películas "Buenismas", buenas, malas y "malismas", pero todas con menos presupuesto del que hubiesen querido

Comentarios

Los textos aparecidos en este blog -salvo los especificados en cada momento- están protegidos por una licencia Creative Commons. Está prohibido hacer uso comercial o modificar los mismos y debes ponerte en contacto con el autor para obtener su consentimiento antes de reproducirlos en otro ámbito.

En este blog no hay ni se permite publicar enlaces Edonkey.

Categorías

Los más sobrevalorados:

Comentarios

Carteles de las películas

Cadáveres Atómicos c06

Cadáveres Atómicos c05

Cadáveres Atómicos c04

Más fotos

AL MÁRGEN DE ESTE BLOG:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 35 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: