Tobor el grande (1954)

Tobor - Cartel

Tobor el grande (Tobor the Great)
Banderas - EEUU
Año:
1954
Duración: 77 min.
Género: Ciencia Ficción
Director: Lee Sholem
Actores: Charles Drake, Karin Booth, Billy Chapin, Taylor Holmes, etc.
Más datos en la IMDB

Minisinopsis: El Dr. Harrison y el Profesor Nordstrom están de acuerdo en que los viajes al espacio no pueden poner en riesgo la vida de un Ser Humano, por lo que deciden construir un robot capaz de pilotar una nave.

Si ya has visto la película, puedes seguir leyendo.

“Herodes entonces, como se vio burlado de los magos, se enojó mucho, y envió, y mató a todos los niños que había en Bethlehem y en todos sus términos, de edad de dos años abajo, conforme al tiempo que había entendido de los magos.” -Mateo 2, 16

Si Herodes hubiese sobrevivido lo suficiente como para llegar a los EEUU de los años 40 y le hubiese entrado de nuevo su fiebre psicópata ahora sería un tipo al que muchos adoraríamos. Pero, carajo, por desgracia no era Matusalén y no pudo estar en Los Ángeles en 1943 para cargarse a Billy Chapin y así evitar el sufrimiento de toda la Humanidad… Como se suele decir en las manifestaciones: ¡Niños sí!, ¡niños actores no! Empiezo a pensar que debería de añadirse el género de Terror a cualquier película con niño protagonista y si el niño es un marisabidillo, como éste, con mayor motivo.

Al margen de lo mencionado, el apartado técnico de la película resulta harto curioso: El director, Lee Sholem, un tipo mediocre de perfil bajo que acabó rodando para televisión; el guionista, Philip MacDonald, autor de obras maestras como La novia de Frankenstein (James Whale, 1935) o Rebeca (Alfred Hitchcock, 1940), aunque hay que decir en su descarga que el guión de Tobor es una historia adaptada de otro mediocre: Carl Dudley quien, supongo, mantenía una amplia afinidad con el Partido Republicano y sus ideas más cerriles; el responsable de la música, Howard Jackson, que nunca aparecía en los créditos de las películas en las que participaba; y el responsable de la fotografía, John L. Russell, un habitual de Hitchcock, por referirme a algunos. Otro tema reseñable son los efectos sonoros: en la escena en la que el Profesor Nordstrom (Taylor Holmes) presenta a Tobor a la prensa, los comentarios de los periodistas son un bucle de 5 segundos que se repiten una y otra vez. ¿Un qué? Un bucle de 5 segundos ¿Un qué? Un bucle de cinco segundos…
Mención aparte merece Melbourne A. Arnold, diseñador del robot en esta película y también en Ultimátum a la Tierra (Robert Wise, 1951). Y merece mención aparte porque la esencia de Tobor es la de la anterior pero vista desde la perspectiva deformada de un radical… Es como si un hincha de fútbol se comportase de igual forma en un partido de tenis o de golf… Guerra fría, tensiones, niño de por medio… pero la de Wise es un poema con rima y ésta un eructo asonante -en el tema en concreto al que me refiero, claro-.

El reparto, como es habitual en estas películas de bajo presupuesto, está compuesto por actores segundones a los que se le da una oportunidad para que sigan siendo segundones el resto de su existencia. Charles Drake (Dr. Harrison) cumple perfectamente con este estereotipo: un secundario que participó en grandes películas pero que sólo tuvo papeles relevantes en unas pocas (El invisible Harvey (Henry Koster, 1950) o Regreso del infierno (Jesse Hibbs, 1955)). Pero quien se lleva la palma en este aspecto es Steven Geray (el jefe de los espías), secundario con unas 200 películas a sus espaldas que nunca dejó de serlo, ni en ésta. Por resumir las actuaciones, la mayor parte de las veces te puedes imaginar que hay un tipo donde está la cámara levantando una pizarra con los diálogos para que los actores los lean. Lástima que a nadie se le ocurriese anotar “Ración de chipirones 3€“, porque ahora podríamos disfrutar de esa frase en las escenas eliminadas de la edición en DVD.

Tobor - Fotograma13 Tobor - Fotograma04

Con los esbozos anteriormente citados sobre el guión, uno ya puede imaginarse lo que viene. Lo que sucede es que no acabo de acostumbrarme a ver ciertas cosas. A saber: en una película familiar sobre un robot, ¿qué diablos pintan los comunistas? y, es más, ¿qué diablos pinta que un niño tenga una escopeta en su habitación para defenderse de ellos? ¡Yuju, viva la NRA! ¡Muerte a los que no piensan como nosotros! ¡Armemos a nuestros hijos con bazookas! Lo que no entiendo es por qué Daniel el Travieso llevaba un tirachinas, seguro que era un traidor comunista, homosexual y hombre-rana, o algo así… O, bueno, también puede ser por su origen británico, pero no lo creo porque no llevaba gorro de beefeater. De cualquier forma, tratar de crear una película familiar con armas de fuego de por medio me parece una idea surgida del calor de una estufa de Mari-Juana o producto de radiaciones nucleares. Y si a algún espectador de la época se le ocurrió decir algo como “¡Oh, Johnny, mira qué mono el niño con su escopeta!”, espero que le aplicasen de inmediato la eugenesia, eutanasia o cualquier otra cosa que empiece por e y acabe por a.
– ¿Una entelequia?
– Sí, por ejemplo, que no sé qué quiere decir pero con ese nombre debe de tener cuernos, fijo.

Tobor - Fotograma05 Tobor - Fotograma06

A parte de lo malos que son los comunistas, hay otra cosa sobre la que gira toda la película: la originalidad del nombre Tobor. Hace tiempo, cuando me enteré de que existía esta peli, lo primero que pensé fue “Osti, una peli cuyo nombre es robot al revés tiene que ser de las de beberte el equivalente al Ebro en cervezas para verla”. Bien, teniendo en cuenta que el juego Robot-Tobor es fácilmente deducible -vamos, sin siquiera pensarlo-, el grado de estupidez del guión es aberrante porque ésto es recalcado en tres ocasiones -así, a ojo- y de forma muy explícita. Es cómo que un blanco tenga que decir en Zimbawe que es blanco o que un negro lo tenga que decir en China.

Un gran patinazo o fallo de rodaje, que no de guión, se produce cuando Tobor pierde el control, empuja a Gadge (Billy Chapin) hacia el suelo y el Dr. Harrison atrapa al niño cuando cae. Los siguiente fotogramas muestran el antes y el después al cambiar de plano. En el primero, Harrison está detrás de Gadge para recoger al niño y en el segundo Harrison está por delante y va a auxiliarlo una vez se ha caído:

Tobor - Fotograma12 Tobor - Fotograma11

Otros grandes logros del guionista son:
Que en una casa en la que viven cuatro personas la única que no sepa robótica, física espacial y la madre que lo parió -incluyendo a un niño de 10 años- sea la única mujer, Janice Robertson (Karin Booth), la hija del Profesor Nordstrom. Ésto acentúa el tufo conservador de la peli.
El hecho no sólo improbable, sino del todo estúpido de pretendernos hacer creer que el Profesor Nordstrom tenga 22 títulos universitarios. Que alguien me explique cómo se puede hacer porque, teniendo en cuenta que las carreras de ciencias suelen ser de 4 años para arriba -aunque lo cierto es que ignoro cuánto duraban en EEUU en aquella época-, pongamos que necesitaría 88 años para sacárselos o 44 si hiciese dos carreras por año. Tener un Máster del Universo no cuenta, y tampoco vale repetir y aprobar una y otra vez el último curso de una carrera.
El hecho no sólo improbable, sino del todo estúpido (ésto me suena) de que se pueda controlar algo, cualquier cosa, y menos un robot de forma telepática o poniéndose un walkman. ¡Si yo me he pegado toda la vida intentando mover bolis cuando me aburro o atraer los mandos a distancia hasta mi mano y no lo he conseguido nunca!… ¡si más entrenamiento que tengo yo con éso no tiene nadie!…
Y, por incluir una brillante frase, la que Gilligan (Alan Reynolds) le espeta al Dr. Harrison: “Ése es el problema de los científicos, desafían las leyes de la Naturaleza“. ¿Más pruebas de tufo conservador?

Tobor - Fotograma14

En el aspecto visual de la peli no nos encontramos grandes alardes, así que no hay demasiado que comentar. Obviamente, todo gira en torno a Tobor -no olvidarse de que Tobor es Robot al revés- e, inevitablemente, a la comparación de éste con GortGort es Trog al revés, que no sé qué quiere decir-, el robot de Ultimátum a la Tierra. Pero compararlos, aunque tengan el mismo padre, es un poco absurdo: Gort es el robot de una película seria y anti-belicista y Tobor el de una película familiar y pro-belicista. Gort es un robot sencillo, elegante y resultón, y Tobor es de hojalata y simpático.
Éso sí, lo realmente grande que tiene Tobor es que es un robot karateka, pero karateka del tipo Fránkenstein: de los que dan manotazos que parece que apartan porque tienen prisa. Y lo del robot montado en el Jeep (por supuesto no se ve cómo se monta) no tiene desperdicio.

El tema de las pruebas a las que someten a Tobor también es genial. Primero le hacen escribir la chorrada de “Tobor es robot al revés” a máquina para comprobar su agilidad manual. Luego le ponen a navegar con dos mandos que controlan un imán al que va adherido una especie de cohete cutre. Y por último, con los mismos mandos, Tobor debe sortear una serie de meteoritos -me imagino a los tipos por encima sosteniendo los meteoritos con cuerdas-. Con esas pruebas está claro que uno puede mandar al robot a cualquier parte.

Tobor - Fotograma07 Tobor - Fotograma08 Tobor - Fotograma09 Tobor - Fotograma10

Como anécdota, la Tierra que aparece el principio gira en sentido contrario al que debería. Otra cosa que me llamó la atención es la facilidad con la que se puede montar un decorado que haga las veces de cafetería de un aeropuerto: se coge una cafetería normal, se le pone una maqueta de avión colgada y un altavoz y ¡listo! Lo más probable es que se tratase de la cafetería de la propia productora.

Tobor - Fotograma01

Y, desde luego, no puedo sino comentar el falseo del cartel de la película. Como ya dije en el especial El ataque de los camareros, sobre los años 50 se puso muy de moda el tema de sacar al protagonista (el robot o el monstruo) de la película llevando a una damisela en apuros entre sus brazos, pero ésta era una imagen que servía como reclamo comercial y nada tenía que ver con la película que anunciaba. En este caso concreto, al único personaje al que Tobor lleva entre sus brazos es al niño… nada que ver con una señorita de buen ver, claro.

Tobor - Fotograma15

Tobor el Grande es una película muy sencilla, muy tendenciosa y que se puede ver. Sobre todo, si alguien ha ido a ver Rambo o Rocky Balboa o cualquier otra cosa por el estilo al cine y ha salido vivo, creo que tiene la obligación de ver películas de este tipo que, aunque tengan menos relevancia que un guisante verde en una menestra, tienen mucha más gracia que las mencionadas.
Para finalizar, mencionar que el “exito” de Tobor hizo que los productores se planteasen la creación de una serie para televisión llamada Here comes Tobor (1956) para seguir las aventuras del robot y su amigo Gadge, cuyo episodio piloto se tituló Tobor and the atomic submarine. Fue el único episodio que se rodó.

Cutrez técnicaEstrella 4
Cutrez guion�sticaEstrella 4
Cutrez visualEstrella 3
InterésEstrella 2
PuntuaciónGlobal - 4.5

Anuncios

11 Responses to “Tobor el grande (1954)”


  1. 1 g0rb1s febrero 19, 2008 en 1:25 am

    Molaría el cartel de la peli para el salón!!

  2. 2 Jorge febrero 19, 2008 en 2:16 am

    Desde que te has puesto internet en casa estás desatada :D

  3. 3 Orochi febrero 19, 2008 en 3:38 pm

    Ese robot siempre me ha parecido un butanero androide, no me preguntes por que…

    Tronchante análisis, muy muy bueno!

  4. 4 Milgrom febrero 19, 2008 en 6:14 pm

    Pues ciertamente quedaría de puta madre en el salón, en serio!!

  5. 5 Jorge febrero 19, 2008 en 6:27 pm

    Milgrom, es que g0rb1s es mi novia :) y ella sabe cómo tenemos el salón…
    Ya tenemos el de Ultimátum a la Tierra, el de Planeta Prohibido y el de Plan 9 from Outher Space… Hombre, por poner todo posters de camareros o de robots, sí, quedaría mejor quitando el de Plan 9 y poniendo el de Tobor… pero es que Plan 9 es Plan 9.

    < La prueba

  6. 6 SaboraPie febrero 20, 2008 en 3:46 pm

    Oyes!, que buenas películas hay por aquí comentadas. Ademas, que los analisis son extensos y rigurosos. por mi parte creo que a esta web volvere a entrar.

    Yo recomiendo, ya que estoy, esta otra web de igual bizarrismo e inusitada tematica, que supongo que a alguien podra interesar.

    http://www.theweirdworldof.com

  7. 7 g0rb1s febrero 20, 2008 en 6:03 pm

    Ves? Milgrom tiene super buen gusto también!!

    Siempre se puede poner en otra pared… no quiero quitar ninguno…
    Miii..

  8. 8 darkerr febrero 26, 2008 en 5:16 am

    Será mala y todo, pero igual atrae lo suyo, buen y completisimo análisis. Saludos.

  9. 9 Jorge febrero 26, 2008 en 2:42 pm

    Creo que todas las películas de robots de la época tienen un algo entrañable que las salvan de las quemas más salvajes.

  10. 10 rorox junio 23, 2008 en 12:42 am

    oye men tu no sabes de donde puedo descargar esa pelicula..’

    Gracias

  11. 11 Jorge junio 23, 2008 en 6:47 am

    En emule, como todas, pero ésta sólo está en versión original con los subtítulos aparte.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Películas "Buenismas", buenas, malas y "malismas", pero todas con menos presupuesto del que hubiesen querido

Comentarios

Los textos aparecidos en este blog -salvo los especificados en cada momento- están protegidos por una licencia Creative Commons. Está prohibido hacer uso comercial o modificar los mismos y debes ponerte en contacto con el autor para obtener su consentimiento antes de reproducirlos en otro ámbito.

En este blog no hay ni se permite publicar enlaces Edonkey.

Categorías

Los más sobrevalorados:

Comentarios

Carteles de las películas

Cadáveres Atómicos c06

Cadáveres Atómicos c05

Cadáveres Atómicos c04

Más fotos

AL MÁRGEN DE ESTE BLOG:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 35 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: