El día del fin del Mundo (1955)

El d�a del fin del Mundo - Cartel

El día del fin del Mundo (Day the World ended)
Banderas - EEUU
Año:
1955
Duración: 79 min.
Género: Ciencia ficción y Drama
Director: Roger Corman
Actores: Richard Denning, Lori Nelson, Adele Jergens, Mike Connors, etc.
Más datos en la IMDB

Minisinopsis: Tras una guerra nuclear, un grupo variopinto formado por un capitán y su hija, un buscador de oro, un geólogo y un gangster y su chica se reúnen en una casa que ha quedado aislada de los efectos de la radiación.

Si ya has visto la película, puedes seguir leyendo.

 

…claro, si le pones los pies a remojo en agua caliente durante días hasta que se le pongan como garbanzos y luego rompes unas botellas en el suelo y le obligas a caminar… o mejor, si lo atas a una silla y lo único que le das para comer son pastelitos de la Pantera Rosa para que sus órganos se hinchen y sus arterias se llenen de grasas hasta que reviente… Mmm, quizá si se le hiciesen unos piercing en el cráneo y se le pasase una cuerda que a su vez pasase por una polea en el techo y se subiese y dejase caer en repetidas ocasiones… o también se podría…

Vaya, perdón, no me había dado cuenta de que estabais leyendo; estaba pensando en qué se le podría hacer a Roger Corman en venganza por haber concebido semejante película. ¿Quién se puede poner a hacer una película en 9 días con 100.000 dólares de presupuesto? Corman, claro. La cuestión es que esta peli, tal y como está dirigida, la podría haber rodado un chimpancé con una gorra sobre una silla plegable. Hace falta ser muy caradura o ser un tiburón de las taquillas, como era Corman.
Si el director era un chimpancé, el responsable de la iluminación era un titi y el de la fotografía un mono araña porque la palabra “indecente” se queda corta para calificar ambas cosas. De verdad, Edward D. Wood al menos se preocupaba por hacer cine -aunque los resultados fuesen los que fuesen-, pero es que a Corman le importaba un huevo hacer cine o puré de patatas, iba a lo que iba, a por la pasta.
Con una dirección y un equipo técnico nefasto, los actores tuvieron que hacer lo que pudieron. Salvo Mike Connors (Tony) y Adele Jergens (Ruby), que hicieron lo que sabían… en realidad, me hace dudar si no eran también alguna clase de simios disfrazados… Bueno, hay que tener en cuenta que los diálogos en el 50-60% de las películas de Corman son un truño insoportable más forzados que un tipo con calcetines en una playa nudista, y de tan simples, tópicos y repetitivos que son aburren hasta a las ovejas -ya sabéis, que siempre ponen la misma cara… pues escuchando los diálogos de las pelis de Corman ponen cara de aburridas-. Las caras de Mike Connors haciendo de gangster de Las Vegas -o de donde sea, que me la trae al pairo- en plan “uy, Dios, qué malo soy, soy más malo que la heroína y más que el crack” y las de Adele Jergens haciendo de chica de bar que se enamora del malo y se pone a bailar la misma música -¡Diooos, qué pesadez!- en cuanto tiene oportunidad es como para comprarse 20 cuchillas, pegarlas a una madera y cortarte las venas con las 20 a la vez para no tener oportunidad de arrepentirte.
Técnicamente la película no es cutre, es deplorable. Y lo malo es que ni Richard Denning (Rick), Lori Nelson (Louise), Paul Birch (Paul) o Raymond Hatton (Pete) tienen una mala actuación, pero es que el resto es tan insoportable que les hunde también a ellos.

El d�a del fin del Mundo - fotograma13 El d�a del fin del Mundo - fotograma12

El guión no se queda atrás. Empezamos por el tema de que Jim haya construído una casa de madera en un valle y con éso ya tengamos un refugio nuclear… ¡Ay! Al loro con la explicación que se casca para decir por qué eligió ese sitio para refugiarse de la radiación: “Sabía que este día llegaría, me pasé 10 años preparándome. Si me atienden, les mostraré por qué seguimos vivos -saca un mapa- Esta es mi casa; el equipo generador sigue funcionando bien. Las colinas que la rodean están llenas de robles… actúan como barreras contra la radiactividad. Estos desfiladeros y cañones son fuertes y firmes y nos aíslan completamente de la contaminación radiactiva.” Vamos que, si un día hay una explosión nuclear, os vais a un bosque de robles, plantáis la tienda de campaña y a reíros con las noticias.
El tema del contador Geiger que Corman compró en el Leroy Merlin o en el Aki y devolvió a la semana después de rodar la peli es otra buena: lo usan para medir la radiación en el interior y el exterior, pero también, si lo apuntan hacia algo (ropa, agua, etc.), saben el nivel de radiación del objeto en concreto. O sea, que su contador no recoge una lectura del ambiente que le rodea, sino que recoge la lectura del objeto al que apunta. ¡Ole sus narices!
Siguiendo con la radiación está la obsesión por lavarse y quitarse la ropa cuando has entrado en contacto con la radiactividad. Ni duchas descontaminantes, ni pastillas, ni nada, agua y jabón, que es lo mejor, como los abuelos cuando eres crío, que el jabón sirve para todo: tanto para lavarte una herida cuando te caes y te haces daño en las rodillas, como para lavarte la boca cuando sueltas un taco.

El d�a del fin del Mundo - fotograma03

La otra vertiente espeluznante del guión son las escenas estúpidas y forzadas. La que más canta es la historia de mantener a un gangster que saben que quiere matarlos y apoderarse de Louis en la casa hasta el final de la película para que Jim pueda lucirse con su revólver… Apesta más que el calcetín de la suerte de Barragán. Pero todo en las escenas de Tony apesta… el personaje apesta y la interpretación de Mike Connors, como no podía ser de otra forma, apesta. La escena en la que Tony intenta robarle el revólver a Rick y Jim lo pilla a tiempo y se empiezan a pelear por toda la casa, de mala que es, es insoportable…

El d�a del fin del Mundo - fotograma02 El d�a del fin del Mundo - fotograma10

Con Radek (Paul Dubov) pasa algo similar: Jim se pega toda la película diciendo que hay que matarlo porque, obviamente, es un peligro, pero no lo matan, esperan a que haga lo que tiene que hacer, que si no la peli duraría veinte minutos: Escena de explosión nuclear, plano de la garra del monstruo, plano de la chica gritando, plano del monstruo haciendo “¡org, org!”, escena del héroe matando al monstruo y cartel de “The end”. ¡Y a correr, Corman, a correr! ¡Que no hace falta más!

El d�a del fin del Mundo - fotograma01

Pero hay muchas otras cosas. Por ejemplo, Jim se supone que vivió un experimento atómico en un lugar llamado Mazua y que por éso montó el refugio, etc. Bien, pues en un determinado momento en el que Jim y Rick están solos, Rick le dice: “¿No va siendo hora de que me hables de lo que sucedió en Mazua?” y Jim va y le contesta: “Sí, es verdad, esta noche, cuando estemos solos“. Y, en ése momento, ¿qué pasa? ¿que os pueden oir los robles o qué demonios? ¿Qué ocurre, que además de aislar de la radiación también graban conversaciones y las reproducen cuando quieren?
La neura que le entra a Jim con que la raza humana se extinguirá si no se ponen todos a copular como conejos me parece una excusa muy barata para alimentar su voyeurismo. Si quieres ver porno ponte la televisión por cable, no presupongas que nadie más ha sobrevivido en el Mundo (porque claro, sólo hay robles en ese valle). El cómo alienta Jim a los demás a procrear es de un ridículo espantoso. O es un voyeur, insisto, o es del Opus dei, pero el mismísimo Escrivá de Balaguer (tenía que ser aragonés, el pavo, como si no hubiese sitios en el Mundo para nacer “in to”).

El aspecto visual no se queda corto. En éste, hay que destacar los efectos que la radiación tiene en las personas: a Radik le sale una estrella de mar en la cara, pero a otro que se encuentran se le pega barro en la cara. Es la radiación. La radiación es así, se te pegan cosas a la cara.

El d�a del fin del Mundo - fotograma11

Los dibujos que se cascan cuando Jim explica a Rick lo que ocurrió con los animales – ardilla, zorro y mono- en Mazua. Como hay que verlos, dejo que se vean y que cada cual extraiga sus propias conclusiones:

El d�a del fin del Mundo - fotograma07 El d�a del fin del Mundo - fotograma08 El d�a del fin del Mundo - fotograma09

Y por último el monstruo, claro. El monstruo es como un peluche asesino de largas uñas. Es indescriptible. Es alucinante. Es el remate de la película. Si ya era malo el resto, encima cabrean a Don Pimpón hasta que saca los colmillos, le ponen una protección de fútbol americano y lo sueltan en mitad de una explosión nuclear… hay que tener mala leche, coño.

El d�a del fin del Mundo - fotograma15 El d�a del fin del Mundo - fotograma14

El día del fin del Mundo es, ciertamente, el día del fin del Mundo. Un despropósito así sólo puede traer la ruina de la civilización. Lo único que puedo suponer es que esta cosa no llegó a la antigua URSS porque, de lo contrario, los rusos hubiesen lanzado todas sus cabezas nucleares de una tacada. Es que no entiendo a Corman, no lo entiendo… y encima no aprendo… es que no tiene gracia ni por tratar el tema del holocausto nuclear…

Cutrez técnicaEstrella 5
Cutrez guion�sticaEstrella 5
Cutrez visualEstrella 4
InterésEstrella 1
PuntuaciónGlobal - 2.5

Anuncios

4 Responses to “El día del fin del Mundo (1955)”


  1. 1 Orochi diciembre 20, 2007 en 8:14 pm

    Oh-dios-mío jajajajajaja pedazo de review jajajaja

    Dios, el bicho es patetico a más no poder, ésta si que no me entran ganas de verla xDDD

    Por cierto, te dejo unas recomendaciones para próximos análisis, no tienen desperdicio:

    – Robot Monster
    – Tobor el grande (Tobor the great)
    – La humanidad en peligro (Them!)
    – El hijo de Kong -ésta la quité pasados 20 minutos de película- (Son of Kong)

    Salu2!

  2. 2 Jorge enero 18, 2008 en 5:30 pm

    Hola, Orochi. Las cuatro películas que comentas las tengo en el punto de mira desde hace tiempo. Con “Them!” me pasa lo mismo que con “Forbidden Planet”: que me da miedo la reacción del respetable, porque ambas son buenas películas con elementos cutres y la peña, en cuanto les tocas la fibra sensible, te salta a la yugular cual lagartas en celo…
    Saludos!

  3. 3 Eduardo septiembre 16, 2009 en 5:28 am

    Notable tu blog y notable tu comentario. Voy a conseguir la película como sea.


  1. 1 Secreta invasión (1964) « ¡Qué grandes son las pelis cutres! Trackback en abril 7, 2008 en 5:10 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Películas "Buenismas", buenas, malas y "malismas", pero todas con menos presupuesto del que hubiesen querido

Comentarios

Los textos aparecidos en este blog -salvo los especificados en cada momento- están protegidos por una licencia Creative Commons. Está prohibido hacer uso comercial o modificar los mismos y debes ponerte en contacto con el autor para obtener su consentimiento antes de reproducirlos en otro ámbito.

En este blog no hay ni se permite publicar enlaces Edonkey.

Categorías

Los más sobrevalorados:

Comentarios

Carteles de las películas

Cadáveres Atómicos c06

Cadáveres Atómicos c05

Cadáveres Atómicos c04

Más fotos

AL MÁRGEN DE ESTE BLOG:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 33 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: