Frankenstein a la conquista de la Tierra (1965)

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Cartel

Frankenstein a la conquista de la Tierra (Furankenshutain tai chitei kaijû Baragon, Frankenstein conquers the world)
Banderas - Japón
Año:
1965
Duración: 90 min.
Género: Terror y Ciencia ficción
Director: Ishirô Honda
Actores: Tadao Takashima, Nick Adams, Kumi Mizuno, Yoshio Tsuchiya, etc.
Más datos en la IMDB

Minisinopsis: Durante los últimos años de la Segunda Guerra Mundial los científicos Nazis consiguieron el cadáver del monstruo de Frankenstein y extirparon su corazón, el cual viajó misteriosamente a Japón y sirvió como órgano para un transplante a un joven que se estaba reponiendo de las radiaciones atómicas de la bomba; el resultado fue un monstruoso ser que comenzó a crecer de tamaño y alcanzar dimensiones exorbitantes.

Si ya has visto la película, puedes seguir leyendo.

 

Las grandes productoras de cine japonesas eran un poco bestias, la verdad, porque no disimulaban nada que sus actores, directores y resto de equipo eran casi como esclavos… menos mal que entre los 70 y los 80 se empezaron a independizar unos cuantos y a crear pequeños estudios donde podían hacer lo que no les dejaban hacer en Toho, Nikkatsu, Shochiku y otras. Que no se me entienda mal, no me quejo del cine japonés de las grandes compañías (yo, precisamente, que engullo grandes cantidades de cine nipón de antes de los 70), me quejo de que usaron a sus “esclavos” para lo mejor y peor de su cine.
Ishirô Honda es un gran ejemplo de utilización y encadenamiento a un género en el que acabó siendo un experto pero cuya buena praxis se quedó dormida hasta que despertó para ayudar a Akira Kurosawa (Los sueños de Akira Kurosawa, 1990 y Madadayo, 1993) total, para acabar muriendo poco después. Honda que, a mi juicio era un director bastante correcto, fue relegado a los kaiju eiga de manera lastimosa; pero bueno, es mi opinión.
Otro ejemplo de este uso desmedido de buenos elementos lo tenemos con la escena que protagoniza Takashi Shimura como científico que recoge en Hiroshima el corazón de Frankenstein. Afortunadamente, su escena no dura más de 30 segundos y no se ve intoxicado por el resto de la producción.
El reparto principal está compuesto por actores secundarios en la Historia del cine japonés: Tadao Takashima (Dr. Yuzo Kawaji), actor principal en algunas de las películas de monstruos pero secundario en el resto de su filmografía; la actriz Kumi Mizuno (Dra. Sueko Togami), secundaria en muchas películas de grandes directores (Naruse, Inagaki, etc.) pero que no sé si se merecía este castigo; y Yoshio Tsuchiya (Kawai), otro secundario de oro.
En cuanto a las dos estrellas tenemos a Nick Adams (Dr. James Bowen), otro secundario, esta vez americano, que debió viajar a Japón a ver si tenía más suerte y no la tuvo, lo aseguro, porque siguió siendo tan malote como era; y el monstruo: Koji Furuhata, que sólo hizo dos películas.
En el apartado de la música tenemos una curiosidad, y es que Akira Ifubuki recicló parte de la música de El gran Baran (Daikaijû Baran, Ishiro Honda, 1958)… no te digo ná y te lo digo tó.

Vamos con la historia, que tiene más tela que un vestido de Monserrat Caballé más que nada porque la historia de la película es la que es por pura chiripa: parte de la idea de un King-Kong contra Frankenstein, escrita por Willis H. O’Brien, el técnico de efectos del King-Kong de 1933, luego pasa a ser un enfrentamiento entre Frankenstein contra Godzilla, más tarde fue enfrentar a Frankenstein contra el monstruo del mar (una especie de pez gigante) y, de hecho, se rodó una escena final en la que Frankenstein lucha contra un pulpo gigante que nunca llegó a montarse en occidente. Y finalmente, la historia que quedó es la que sigue:
En la Alemania de 1945, un científico se dedica a conservar el corazón de Frankenstein en un laboratorio hecho ad-oc, se supone que por orden directa del partido nazi, pero cuando llegan a recoger el corazón el científico monta en cólera. ¡Tio, que el corazón no es tuyo, que si fuese tu corazón no estarías vivo! (Silencio… un arbusto rodando que pasa… nos olvidamos del chiste idiota que acabo de hacer…) Lo bueno de esta escena es que nadie dice una puñetera palabra, no sé si porque los actores estaban comiendo petazetas o porque al guionista no se le ocurría ninguna palabra en alemán… el caso es que luego se habla en alemán (o éso parece) y no pasa nada… Como soy buena persona y no quiero pensar que el guionista era un estúpido, he llegado a la conclusión de que era un cachondo y se propuso que todo el que viese la película se preguntase qué diablos estaba pasando, se levantase para subir el volúmen de la tele o silbase en el cine o algo así, porque si no, no lo entiendo, más que nada porque la primera película sobre Frankenstein no era muda, así que era difícil que fuese una especie de homenaje.

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma01

Una vez se han llevado el corazón, lo trasvasan en mitad del océano desde el submarino alemán a uno japonés que lo lleva hasta Hiroshima -También es puntería, no lo podrían haber llevado a cualquiera de los 2.000 puertos que tiene Japón, no- y tiene lugar la electrizante escena de Takashi Shimizu que abre el baúl con botoncicos y aparece el corazón flotando en sangre. ¡Chan chan chaaan! ¡Qué grande el baúl!
Lo bueno de esta parte es cuando un miembro de la tripulación japonesa del submarino -que es una maqueta, por supuesto- espeta: “¿Cómo pueden los alemanes ser tan enfermizos?“. Lo dice un japonés. Véase el blog Lo que me revienta de Japón para saber por qué enfatizo ésto… y conste que no tengo nada en contra de los japoneses -de hecho, estoy bastante relacionado con Japón-, pero no dejan de ser algo enfermizos socialmente.
Poco después se producirá el bombardeo de Hiroshima con las consecuencias que todos conocemos y pasarán 15 años en el tiempo, con lo que nos encontramos con un país lleno de americanos.

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma02

Uno de esos americanos es el Dr. Bowen quien, junto con la Dra. Togami y el Dr. Kawaji, trabajan alegremente en el Instituto Nacional de Radioterapias de Hiroshima. Y será la Dra. Togami una de las primeras personas que vean a Frankenstein cuando escapa tras haber matado y devorado al perro de un vecino. Pero lo bueno viene después, en la escena en la que un grupo de colegiales va corriendo y gritando hasta su colegio y encuentran el cadáver de su conejito en el suelo para, acto seguido, salir corriendo y gritando del colegio… una escena maravillosa. El segundo encuentro de la Dra. Togami con Frankenstein se produce cuando ella y el Dr. Bowen están cenando en casa de ésta y oyen que han atropellado a alguien, se asoman y descubren que es un niño y a la Dra. Togami no se le ocurre otra cosa que tirarle un paquete con comida desde el balcón… pero vamos a ver, alma de cántaro, ¿tú eres médico o qué eres? ¿qué te creías, que estabas subida a una carroza en el desfile del día de Reyes? ¿qué diablos es éso de tirarle un paquete de comida a alguien que acaban de atropellar? Claro, claro, que sangre pero que no pase hambre…

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma16 Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma17

Momentos de nula ética profesional a parte, el caso es que a la cuarta atrapan a Franki, que se había refugiado en una cueva, y se lo llevan al Instituto, donde dan una conferencia de prensa en la que claramente se afirma que no es japonés, que es caucásico… caucásico, dicen, los rompetechos éstos… caucásico, si es más japonés que una geisha cortejando a un samurai bajo unos cerezos… Lo importante de todo ésto es que Franki aparezca de repente, después de 15 años en los cuales no se le había visto el pelo pese a que también tuviese que alimentarse de conejitos-mascota y bichos similares.
Cuando termina la conferencia de prensa pasamos a las plataformas petrolíferas de Akita, donde veremos cómo una especie de terremoto destruye un buen puñado de maquetas y desde las que emerge un extraño monstruo que aún no se puede ver con claridad -por suerte-. ¡Es Barrigón! Digo, ¡Baragon! ¡El armadillo-koala bizco! De hecho, no sé como la película no se llama “El Chico-Ardilla contra el Armadillo-koala bizco”, supongo que “Chidilla contra Armalizco” también les sonaría mal.
Bien, pues en la siguiente escena el chico-ardilla, digo, Frankenstein está empanado mirando la tele porque salen jovencitos bailando el twist. ¡Éso es amiguito, son los 60, tiene que salir gente bailando el twist! Y anda que no sale gente bailando el twist en esta peli…

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma03

Por si acaso, viendo que no para de crecer, los tres doctores encierran a Franki en el sótano del Instituto y se ponen a investigar de dónde demoños ha salido el engendro. Tras decir “debemos preguntar al mundo científico y pedir que encuentren a gente que sepa sobre ésto“, llegan a la conclusión de que hay que ir a Frankfurt, con un par, donde se entrevistan con el Dr. Viejuno, digo Dr. Liesendorf, que no es japonés, pero que con el maquillaje que le ponen lo parece, y que les dice que lo mejor que pueden hacer para saber si es Frankenstein es cortarle un brazo o una pierna, si le vuelve a crecer, es que es Frankenstein; si no le vuelve a crecer, mala suerte, un poco de esparadrapo y arreglao.

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma05

Claro, los doctores japoneses no son tan malosos como para cortarle un brazo deliberadamente pero, a ésas alturas, Frankenstein ya es demasiado grande como para caber en su celda y se acaba escapando después de que un molesto equipo de televisión lo deslumbrase con sus focos. Lo cierto es que todo ésto apesta a copia de King Kong porque, nada más escapar, va a parar al apartamento de la Dra. Togami y se produce la escena de “Yuju, mi cabezón asoma por la ventana” que tan típica es en estas películas. Entre tanto, más maquetas prescindibles que acaban destrozadas, en este caso, coches de policía… pero es que estos tipos hacen maquetas de todo y no están mal hechas, la verdad, no son tan cantosas como en otras películas.

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma06 Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma07

¿Había dicho que tenían que cortarle un miembro para saber si era Frankenstein? Oh, pero no hace falta porque, al escapar de su celda se olvida una de sus manos -cuyo tamaño, por supuesto, no tiene nada que ver con el que había alcanzado el monstruo- y se la encuentran reptando, así que la meten en un recipiente con solución de proteínas para que se alimente… bueno, primero la meten en un miserable cubo de metal para que no escape. Así que ya saben que es Franki y, a partir de entonces, la película se convertirá en el juego del gato y el ratón.

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma08

Franki se va a Okayama, donde las autoridades recorren las calles con el siguiente aviso que habría que enmarcar: “Se ha declarado el estado de emergencia. Se ha informado que Frankenstein está en este área. La policía de Hiroshima cree que está buscando comida. Se oculta en las colinas durante el día y sale a comer por la noche. Si casualmente ven a Frankenstein pónganse en contacto con la policía lo antes posible“. Más tarde, dos limpiadoras encontrarán los restos de una vaca perfectamente limpios y ordenados en el castillo de Himeji, cerca de Kobe. Mientras, los militares y los científicos se reúnen en Osaka (¡Bien, ya tardaban los militares!). Franki tendrá una nueva aparición estelar en medio del mar, cuando aparta de su camino a un crucero en el que un grupo de jovenzuelos baila el twist, claro, no podían bailar jotas o cualquier otra cosa, no; y luego irá hacia la Montaña Kizu donde intenta cazar un águila tirándole un árbol (que bestia el colega) y, al fallar, aplastará la cabaña de unos aldeanos que irán a quejarse al ejército. Y aquí tendrá lugar otra de esas escenas maravillosas con maquetas: Franki hace un hoyo en el suelo, lo cubre de ramas y espera a que venga un jabalí -que es otra maqueta-, pero el jabalí pasa de largo y en su lugar cae y queda inutilizado un tanque, momento que aprovecha para escapar. Oh, genial, sólo una mente muy perturbada puede escribir cosas como éstas.

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma09 Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma10

Pero entonces nos vamos al Monte Shirane, donde vemos aparecer de nuevo a Baragon, Barrigón o Armalizco, como se quiera, que emerge de las profundidades de la montaña (porque, además de ser armadillo, koala y bizco tiene algo de topo y rinoceronte) para destrozar una cabaña en la que unos jovenzuelos tenían una fiesta en la que estaban bailando ¡el maldito twist! ¡Pero qué obsesión con el twist! ¡Y encima van vestidos de suizos alpinos! ¡Por Dios, Barrigón, mátalos a todos! Afortunadamente, a Barrigón no le gusta el twist. ¡Barrigón, el amigo de los niños! Pero no se queda ahí, porque luego va a por una aldea cerca de Shizuoka donde los amantes del twist campaban a sus anchas y, claro, acaba con todo.

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma11 Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma13

Para entonces los doctores ya se habrán dado cuenta de que existen dos monstruos: Franki y otro que parece ser un dinosaurio que se ha ocultado en el interior de la Tierra durante todo este tiempo y que debe ser más longevo que Matusalén. Pero Franki ya se habrá cambiado de ropa, se habrá cosido unas pieles en plan cavernícola teenager y habrá aprendido a hacer fuego para calentar su cueva… teniendo en cuenta que hasta entonces había sido un negado, supongo que habrá aprendido gracias a apuntarse a los Boy Scouts. ¿También venderá galletas y limonada puerta por puerta con el uniforme y la banda amarilla?

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma12

A los doctores se les acaba el dinero y tienen que darse prisa para encontrar a Franki. Pero, cuando lo localizan, se desvelan las verdaderas intenciones del Dr. Kawaji: quiere neutralizarlo con una bomba química para quitarle el cerebro y el corazón y así poder estudiar sus células inmortales -buena historia ésta de las células inmortales- y, para demostrárselo a los otros dos doctores, lanza una de las bombas a una montaña con la mala suerte de ir a caer encima de Barrigón, que se enfada, por supuesto, y después de tirarle todo el arsenal tienen que salir por patas de ahí, pero aparece Franki y comienza el duelo que durará algo así como 20 minutos…

Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma15 Frankenstein a la conquista de la Tierra - Fotograma14

Y uno se pregunta… ¿una hora y poco para veinte minutos? ¿Por qué no hacían cortos en plan lucha libre directamente con liga nacional y todo el rollo? El problema principal de esta película es que la historia es original, el tema del corazón de Frankenstein traído desde Alemania que es trasplantado y el Franki crece y crece y tal, pero cuando sale Baragon todo se desmorona y se convierte en otra película absurda de monstruícos que se pelean en el Fuji. Por cierto, no sé cómo los japoneses son tan aficionados a ir de excursión al Fuji si saben que tienen un riesgo muy elevado de encontrarse a un monstruo por allí. Como comenté al principio, la película tenía un final alternativo en el que, después de derrotar a Baragon, Frankenstein se tenía que enfrentar a un pulpo gigante… ¡Ya hubiese sido la leche! Lo pongo después del trailer porque no tiene desperdicio. A parte de todo ésto, la película tuvo su continuación -bastante mejor, según parece- en La batalla de los simios gigantes (Furankenshutain no kaijû: Sanda tai Gaira, Ishirô Honda, 1966) que, gracias a los cambios en el guión de la que nos ocupa, no tiene mucha relación que digamos.
En resúmen, Frankenstein a la conquista de la Tierra es una película más del género con toques de originalidad y escenas realmente buenas -por absurdas- con la que uno se puede reir un rato y desesperarse otro… con las escenas de twist, claro, pero lo de ver al Frankenstein nipón con su mega-dentadura luchando contra el armadillo-koala-bizco no tiene precio.

Cutrez técnicaEstrella 4
Cutrez guion�sticaEstrella 4
Cutrez visualEstrella 5
InterésEstrella 2
PuntuaciónGlobal - 3.5

Final alternativo

Anuncios

8 Responses to “Frankenstein a la conquista de la Tierra (1965)”


  1. 1 Christian noviembre 27, 2007 en 3:37 pm

    Buah! Ésta la analicé para mi foro hace unos días!

    Jajajaja pero te cebas demasiado con la película, yo soy todo un amante del género y no me pareció tan mala, hombre tiene sus cosicas, pero Baragon es lo más xDDD

    Bueno, saludos y curradísimo!

  2. 2 troncha noviembre 27, 2007 en 4:06 pm

    Pues yo pienso que se queda corto Christian, a otras les ha dado mucha más caña.

    Eso si, yo sigo pasándome por aqui porque con estas entradas me lo paso genial, son películas que probablemente no llegue a ver, pero si lo hiciera estoy seguro que no las disfutaría tanto que leyendo esto.

    Animo y a seguir asi.

    Saludos…

  3. 3 troncha noviembre 27, 2007 en 4:33 pm

    No me habia fijado, el pulpo subiendo por la ladera de la montaña, esa escena es de las grandes.
    Por cierto que sudores he pasado en las dos luchas, ozu!!!

    Saludos…

  4. 4 Jorge noviembre 27, 2007 en 7:38 pm

    Christian, pues es que tengo varias críticas hechas y guardadas para que no me pasase lo del otro mes, que no pude postear nada y, como ahora tengo a mi padre ingresado y me olía algo similar, voy a ir poniéndolas. Como iba a postear alguna de las guardadas esta mañana y ayer vi tu foro, pues me decanté por ésta.

    Troncha, es cierto, a muchas les he dado mucha más caña que a ésta, pero es porque los Kaiju en los que no se van de la cabeza y sale gente cantando o marcianas insoportables tienen un algo que las hacen muy visibles.

  5. 5 Christian noviembre 28, 2007 en 5:28 pm

    Jajaja, si, si, os entiendo, no pasa nada xDD

    Por cierto, en el foro (gracias por entrar =D), soy Orochi jejeje

    Un saludo!

  6. 6 Octopo diciembre 15, 2007 en 12:07 am

    A mi esta pelicula me divierte un rato, en mi anterior blog hable sobre ella incluso le realize un viedo en el Tutube.

    http://es.youtube.com/watch?v=ljdziiTZXog

  7. 7 alexis noviembre 22, 2009 en 2:50 am

    De primero que ¡oye! como que ya está bien de trailers y videos directos para linkar, y que luego solo te dan “error” o “suprimido por…”. Bueno: Sea de quien sea la culpa. Yo ni lo se ni me meto con animo de “malrollismo” ninguno. Pero es que no dejo de encontrarme con esas vicisitudes en los videos adjuntos de por aquí… (De hecho creo que ya me referí a esto mismo hace unos dias, en algún otro comentario mio).
    En este caso concreto todavia suerte del link del sr. Octopo: Gracias a ese he podido ver por mi mismo algo de todo lo que se comenta… ¡Sobretodo lo de que no para de salir peña bailando el dichoso twist!

    Por lo demás: Hoy he decidido visitar esta reseña, ya con la idea por delante de que el propio título sonaba de lo mas delirante. Quizá un poco menos que aquella de “Papá Noel y los marcianos”, pero por ahí.

    (Nota mental: Tengo que dejar de mencionar el título este que ya tengo hasta “rebautizao” por mi cuenta como “Papá Noel y los marcianos”. Que me estoy encabronando un poco demasiado con eso).

    Sigo: Desde luego que el comentario no ha dejado de provocarme buenas risas. Y que si que parece confirmar que la cosa esta es bien delirante. No se muy bien si apuntarmela como “preferente” en mi lista de cosas para intentar visionar, pero ¡que deliciosamente “pasado de vueltas” que parece ser realmente este engendro! Para tenerlo en cuenta, por lo menos…


  1. 1 Especial: Las 50 peores películas de la Historia (1 de 5) « ¡Qué grandes son las pelis cutres! Trackback en diciembre 27, 2008 en 11:44 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Películas "Buenismas", buenas, malas y "malismas", pero todas con menos presupuesto del que hubiesen querido

Comentarios

Los textos aparecidos en este blog -salvo los especificados en cada momento- están protegidos por una licencia Creative Commons. Está prohibido hacer uso comercial o modificar los mismos y debes ponerte en contacto con el autor para obtener su consentimiento antes de reproducirlos en otro ámbito.

En este blog no hay ni se permite publicar enlaces Edonkey.

Categorías

Los más sobrevalorados:

Comentarios

Carteles de las películas

Cadáveres Atómicos c06

Cadáveres Atómicos c05

Cadáveres Atómicos c04

Más fotos

AL MÁRGEN DE ESTE BLOG:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 33 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: