Especial: El ataque de los camareros

Uno -o sea, yo-, que a menudo se pregunta si tiene mal la cabeza o qué, se fija en algunas cosas que le hacen preguntarse si su cerebro no podría haberse dedicado a tener una habilidad especial con la música o algo similar en lugar de reaccionar a determinados estímulos visuales que no tienen la más mínima trascendencia.
Digo ésto porque ayer estaba buscando unas cosas en la red para decorar un piso de forma barata (Léase: Carteles de pelis de ciencia ficción de culto con buena resolución) y di con una coincidencia curiosa que me llamó la atención. No trato de apuntarme ningún tanto porque soy consciente de que parte de mi cerebro aún sigue intentando tener una habilidad especial útil y está distraído tratando de coordinarse con la mano para poner los dedos de esta o aquella forma en el mástil de una guitarra inexistente, así que soy consciente de que no descubro nada; pero bueno, como la observación me parecía curiosa, aquí os la dejo en forma de historia de lo que podría haber sido el inicio de una moda:

Años 50, el cartelista -que no carterista- de turno de unos grandes estudios está tomándose un Martini con aceituna “arrugá” en la terraza de un bar de Hollywood protegiendo su cabeza con un sombrero para que el sol de la mañana no le queme la cabeza que, por otra parte, ya está más que quemada de tanto tomar Martini por las mañanas en lugar de cafés o colacaos o cereales de ésos que te hacen ir al servicio todos los días a la misma hora, como un reloj. Como buen diseñador, sabe que si no eres capaz de abstraerte en tu mundo al segundo, lo mejor es estar beodo perdido. Pero que no se piense que el cartelista es un ser subyugado por la literatura del XIX que se ve incapacitado para despreciar la corriente etílica que muchos de sus representantes seguían, no, el cartelista se emborracha para aguantar las charlas de los comerciales que saben de vender pero no saben de diseñar carteles. Por poner un símil de ésta, la epopeya diaria de cada diseñador: Hay un fontanero tirado en el suelo arreglando el codo del lavabo; junto a él, una señora lo observa y le dice “debería coger la llave del 15 para esa tuerca”; el fontanero piensa en flores, pajaritos y, en fin, en ésa bonita escena de Blancanieves de Disney que todos recordamos, dice “si, es verdad” para, acto seguido, coger la del 12 y soltar la tuerca.
Bien, pues teníamos a ese cartelista en Hollywood tomándose el Martini con esas circustancias citadas que rodean sus pensamientos cuando de pronto, una camarera, al pasar, deja caer accidentalmente su bandeja sobre éste. Y en dos segundos el cartelista lo relaciona todo. Vuelve al estudio y rápidamente se pone a trabajar en el cartel para la película de serie B que le correspondía donde existen dos posibilidades:

A) El monstruo o robot en cuestión es la camarera y el Martini es la bella muchacha.
B) El monstruo o robot en cuestión es el cartelista que se va a merendar a la camarera.

Más o menos -más menos que más- ése podría ser el comienzo de una moda de robots y monstruos con pose de camarero que lleva en su bandeja a una moza en edad de merecer que se extendió durante muchos años y por muchas películas. Como muestra, un botón (si pulsáis en la foto iréis a la galería de Flickr con el tamaño completo):

El ataque de los camareros P14

King Kong (Merian C. Cooper, 1933)

El ataque de los camareros P04

Captive wild woman (Edward Dmytryk, 1943)

El ataque de los camareros P01

Ultimátum a La Tierra (Robert Wise, 1951)

El ataque de los camareros P12

Invaders from Mars (William Cameron Menzies, 1953)

El ataque de los camareros P17

Phantom from space (W. Lee Wilder, 1953)

El ataque de los camareros P23

Robot Monster (Phil Tucker, 1953)

El ataque de los camareros P19

Invasores de otros mundos (Sherman A. Rose, 1954)

El ataque de los camareros P20

La humanidad en peligro (Gordon Douglas, 1954)

El ataque de los camareros P07

La mujer y el monstruo (Jack Arnold, 1954)

El ataque de los camareros P21

Tobor the great (Lee Sholem, 1954)

El ataque de los camareros P18

Tarantula! (Jack Arnold, 1955)

El ataque de los camareros P09

Destination Mars! (1956)

 El ataque de los camareros P10

Planeta prohibido (Fred M. Wilcox, 1956)

El ataque de los camareros P15

The mole people (Virgil W. Vogel, 1956)

El ataque de los camareros P03

Begining of the end (Bert Gordon, 1957)

El ataque de los camareros P02

El ataque de los cangrejos gigantes (Roger Corman, 1957)

El ataque de los camareros P11

From Hell it came (Dan Milner, 1957)

El ataque de los camareros P13

La invasión de los hombres del espacio (Edward L. Cahn, 1957)

El ataque de los camareros P16

The Mysterians (Ishiro Honda, 1957)

El ataque de los camareros P06

The Colossus of New York (Eugene Lourie, 1958)

El ataque de los camareros P05

The Crawling Eye (Quentin Lawrence, 1958)

El ataque de los camareros P22

La mujer insecto (Roger Corman, 1960)

El ataque de los camareros P08

La semilla del espacio (Steve Sekely, 1962)

PD: También existen dos variantes que son la de la mujer en el suelo mientras un monstruo la amenaza desde el fondo (The Mole people) o la de la mujer en brazos de alguien que la rescata (Invasores de otros mundos); he incluído ambos carteles como ejemplo.

4 Responses to “Especial: El ataque de los camareros”


  1. 1 Herman Monster agosto 19, 2007 en 4:49 pm

    Pues está claro que como tantas cosas siguen un patrón estructural definido. Muy interesante tu aportación. Por cierto tengo pendiente la tarea que me has enconmendado en el post anterior , a ver si me pongo a ella antes de emigrar.

    Un saludo

  2. 2 Alfredo agosto 19, 2007 en 9:23 pm

    que bueno tu blog
    hay varias de esas pelis que e visto, y son increibles..jaja
    hay algunos carteles buenisimos, taria excelente conseguir alguno de ellos.

    pasare por aca nuevamente
    saludos

  3. 3 deikakushu agosto 20, 2007 en 11:05 am

    Que bueno verte de vuelta de las vacaciones, has descansado o mucha fiesta? jeje. Que post mas bueno, me he reido un montón con la camarera, jeje. Pues si que es verdad, menos la pobre tarantula o las extrañas homigantes de Them, que la tienen que sujetar con las fauces. A mi me pasa igual con las voces de los doblajes, pienso “no podría mi cerebro dedicar toda esta habilidad en algo productivo”, pues no, porque entonces no sería yo, jeje.
    Un abrazo

  4. 4 perno agosto 22, 2007 en 4:04 am

    oye, está muy bueno. me gusta. mucho. lamentablemente sufro de una rara enfermedad a la vista llamada oculopajitis que me dificulta mucho leer en una pantalla de computador. ademas adoro asesinar arboles, porque no usas un formato friendly para imprimir, o sea, el post completo sin necesidad de abrir una nueva pantalla, mis ojos te lo agradeceran.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Películas "Buenismas", buenas, malas y "malismas", pero todas con menos presupuesto del que hubiesen querido

Comentarios

Los textos aparecidos en este blog -salvo los especificados en cada momento- están protegidos por una licencia Creative Commons. Está prohibido hacer uso comercial o modificar los mismos y debes ponerte en contacto con el autor para obtener su consentimiento antes de reproducirlos en otro ámbito.

En este blog no hay ni se permite publicar enlaces Edonkey.

Categorías

Los más sobrevalorados:

Comentarios

Carteles de las películas

Cadáveres Atómicos c06

Cadáveres Atómicos c05

Cadáveres Atómicos c04

Más fotos

AL MÁRGEN DE ESTE BLOG:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 33 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: