Batalla más allá de las estrellas (1968)

Batalla más allá de las estrellas - Cartel

Batalla más allá de las estrellas (The green slime)
Banderas - EEUU Banderas - Japón Banderas - Italia
Año:1968
Duración: 90 min.
Género: Ciencia ficción y Drama
Director: Kinji Fukasaku
Actores: Robert Horton, Luciana Paluzzi, Richard Jaeckel, Bud Widom, etc.
Más datos en la IMDB

Minisinopsis: Un asteroide gigante está a punto de colisionar con La Tierra, así que los astronautas de una estación espacial cercana se disponen a destruirlo. La misión es un éxito pero, cuando retornan a la estación, se darán cuenta de que han llevado algo con ellos.

Si ya has visto la película, puedes seguir leyendo.

Cutrez de culto

Es curioso pero, con la desaparición de las salas destinadas a proyectar películas de diferentes series (A, B, etc.), y la proyección de las películas sin etiqueta en cualquier sala, se le hizo una grandísima faena a los espectadores. Creo que fue Tom Cruise el que fomentó la desaparición de las salas por calificaciones antes de nacer, sabiendo el tipo de películas que iba a hacer cuando fuese mayor y una vez ya adentrado en la Iglesia de la Tontología, con el cambio de milenio. No sé, da lo mismo quien fuese. Ésto se intensificó en los 80 con la aparición de los videoclubes, sobre todo los de barrio, repletos de joyas sin igual del Cinéma du absurde (Si lo digo en francés aunque no estoy seguro de que se diga así porque mi francés es muy vago igual hasta parece que “sepo argo”) encarnado por tipos como Chuck Norris, responsable de la extinción de los dinosaurios porque, como dice un amigo, un día uno de ellos le miró mal; Charles Bronson, alias “de jóven hice buenas pelis pero de mayor me emocioné con un revólver en la mano” (vaya alias más largo); y muchos más personajes de la épica videoclubdil -toma palabro- de los 80 y los 90.
Lo que cuenta, después de esta parrafada, es que con la desaparición de las calificaciones se le hizo un favor a las películas de serie Z inversamente proporcional a la faena que se le hizo a los espectadores que debían fiarse de lo que les decía el tipo del videoclub del barrio. Y, como el mundo ha estado lleno de freaks desde que es mundo, fiarse de ese tipo era muy peligroso. Tan es así, que para los del videoclub del barrio no había serie A, B o Z, estaban las de serie A y las buenas. Las de serie A eran las que cobraban más caras que las otras. Las otras te podías llevar de dos en dos por el mismo precio o alquilar durante 48 horas en lugar de 24. Pero no os creáis, no era porque eran peores, era porque los del videoclub querían fomentar su visionado.
Bien, este rollo, que me pierdo, era para decir que Batalla más allá de las estrellas se supone que es un clásico de la ciencia ficción de serie B, pero yo diría que la B se la puso un tipo del videoclub de al lado de los estudios MGM, que estaría leyendo algún pulp de ciencia ficción, y al que le preguntaron: “¿Esta qué clasificación tiene?” Y él respondió: “Es de las buenas“.

Esta vez voy a usar el tradicional estilo del blog para comentar la cutrez -esta sí- de peli que nos toca.
Empezamos por el director, Kinji Fukasaku. ¿Qué había hecho Fukasaku antes de esta peli? Pues, sobre todo películas de acción. ¿Qué ha hecho Fukasaku después de ésto? Pues las secuencias japonesas de la gran Tora! Tora! Tora! (Richard Fleischer, 1970), más películas de acción, entre las que destaco Jingi no hakaba (Cementerio de honor, 1975) y, lo que es más alucinante, Battle Royale 1 y 2 (2000 y 2003) que, yo no sé al resto del mundo, pero a mi me pareció una parida sin precedentes -la 1, de la 2 aguanté veinte minutos antes de usar el dvd para intentar cortarme las venas-. Lo que se puede deducir de la filmografía del director es que depende mucho de lo que tenga entre manos y de la gente que le rodee. Desde luego, la dirección de Batalla más allá de las estrellas deja mucho que desear, asemejándose más a una serie televisiva que a una película, sea de serie A, B, o “de las buenas”. El resto del equipo de la película claro, dicho lo anterior, se puede suponer que no es que sea muy brillante.
Del reparto sólo rescataría a Luciana Paluzzi (Dr. Lisa Benson), con su disfraz de Barbarella a principio de la película, y mandaría a picar piedras al Monte Rushmore a Robert Horton (Comandante Jack Rankin) porque lo mejor que sabe hacer en la película es dar volteretas y rodar por el suelo haciendo la croqueta. Y mira que se lo dijo su abuela: “Bobby, cariño, tú quédate haciendo papeles en la televisión que lucen mucho”; Robert no le hizo caso a su abuela porque creyó que tenía la oportunidad de su vida y pasó lo que pasó, que acabó haciendo la croqueta en dos de cada tres escenas. Y decir a modo de curiosidad, que mirando por ahí he leído que muchos de los extras de la película eran militares americanos destacados en bases de Japón.
Oh, también hay que destacar en este apartado la música y el sonido. ¡Qué maravilla de lo tétrico! Pero tétrico porque da miedo saber que alguien puede crear semejante cosa sobrecargada del típico “¡Chaaan!” para crear tensión.

Batalla más allá de las estrellas - fotograma03 Batalla más allá de las estrellas - fotograma02 Batalla más allá de las estrellas - fotograma01

La línea argumental es bastante normalita, hasta original, podría decir. Lo que llama la atención es que ya sabemos de qué película es un pseudo-remake Armageddon (Michael Bay, 1988), ésa gran cutrez con Ben Affleck, el tipo al que nadie invitaría a comer anchoas en vinagre porque, con la mandíbula inferior que tiene, se puede meter 10 a la vez en la boca. El problema del guión es la subtrama, el triángulo amoroso entre la Doctora Lisa Benson, el Comandante Jack Rankin y el Comandante Vince Elliott (Richard Jaeckel), que es tan creíble como que yo sea crítico de cine porque tan pronto hacen que todos se lleven bien como que todos se lleven mal y sin dar explicaciones convincentes en cualquiera de los casos. Ésto del triángulo nos lleva al tópico de que, en toda película de acción que hay un triángulo amoroso, uno de los hombres se acaba sacrificando y es lo que pasa en esta peli. También se recurre al sempiterno tema de la confrontación entre el científico y el militar y a la posterior muerte del científico a manos de lo que quería proteger por considerarlo un descubrimiento para la Humanidad. Lo cierto es que el científico, en este caso el Dr. Hans Halvorsen (Ted Gunther), por su agraciado físico y su pintoresco peinado podría haber hecho tranquilamente de bestia del espacio; sería cuestión de llamar a Moquete (ya sabéis, el fantasma de Cazafantasmas) para que lo cubriese de moco verde. Es el tipo del centro del segundo fotograma de arriba.
Luego hay algunas cosas asombrosas en los diálogos, como por ejemplo que el Comandante Elliott, que está a cargo de la estación se ofrece para ir en la nave al asteroide; al volver, el Comandante Rankin dice “quiero que repitan la descontaminación 3 veces“, a lo que Elliott responde: “No puedo esperar tanto, tengo que comandar esta estación“. Y, si tienes que comandar la estación, ¿para qué te vas al asteroide si nadie te había dicho que fueses? ¿A qué viene tanta prisa?
Otra frase muy buena es la que le dice la Doctora Benson al Comandante Ellitot: “Sabía que tenías un ego increíble, pero es más que éso, es increíble”. Claro, como llegados a lo increíble no hay nada más negativo en cuanto a credibilidad, no puede sino repetir que es increíble.

Vamos con lo visual, que es lo más cantoso de todo.
La película está hecha en Japón por algo, y es que en 1968 los japoneses eran maestros de las maquetas que habían empleado una y mil veces en sus pelis de monstruícos (Godzilla, Gamera, Harry Potter, etc.). La desgracia sobreviene cuando muchos de los efectos de una película se basan en construir maquetas y cuando la película además está en color, porque cantan el doble. ¿Que son una currada de impresión? Pues sí, lo son, pero como todo en esta vida, si abusas, acabas mal. Y no os creáis, que las maquetitas se mueven, y tienen sus luces y todo, pero eees queee… que se nota un montóoon, no seáis tan descarados con el plástico, que es como si le propongo al tipo de la tienda de freaks del rol más cercana hacer una película de dos horas con las trolls y los castillos que tiene en el escaparate. Para hacer una película con maquetas, se hace toda con maquetas, que queda mejor, digo yo. ¿Quién no ha cogido de pequeño los clics de Famóbil y les ha puesto voces mientras los movía? Pero, de ahí a rodar una película, va un paso gigantesco.

Batalla más allá de las estrellas - fotograma09 Batalla más allá de las estrellas - fotograma10 Batalla más allá de las estrellas - fotograma12 Batalla más allá de las estrellas - fotograma11 Batalla más allá de las estrellas - fotograma14 Batalla más allá de las estrellas - fotograma13

En relación a las maquetas, lo que también es grandísimo son las pinturas del fondo. Pinturas que también se ven en las pantallas cuando aparece el asteroide Flora (que más parece una naranja podrida), La Tierra o cualquier otra escena espacial.

Batalla más allá de las estrellas - fotograma08

El encargado del vestuario es otro que se cubrió de gloria. Al final diré cómo fabricarse un traje de soldado espacial, pero de momento voy a llamar la atención sobre los vestidos de las féminas. ¿El tipo (o la tipa, que no lo sé) del vestuario quería hacer una película del espacio o una película yeyé? Porque no se entiende cómo, llevando todos monos de diferentes colores -según su función en la estación-, las tías van con vestidos sesenteros. Por no hablar del vestuario Barbarella que ya había comentado para la Doctora Benson. Descarado. ¡Ay, qué poco trabajamos, y luego dicen que los japoneses son los que más curran! Al hilo de ésto de los vestidos yeyé, quisiera destacar la escena en la que, tras volver del asteroide, todos se ponen a bailar el twist para celebrarlo. Magnífica, ni Roger Corman, oiga.

Batalla más allá de las estrellas - fotograma06 Batalla más allá de las estrellas - fotograma07

En lo referente a la ambientación de las naves y la tecnología. Quizá sería mejor juzgar las imágenes de los relojes que aparecen (varios, por cierto, a cada cual más parecido a los que venden en los Todo a 100); las supercomputadoras repletas de lucecitas y con una pantalla de video y miles de ruedas y botones, que nunca he entendido para qué diablos sirve éso si no hay forma de que la computadora se ponga en contacto contigo por medio de la pantalla o de un papel, aunque sea troquelado, como en las más antiguas porque, como tengas que interpretar lo que pasa dependiendo de las miles de luces que se encienden en la máquina, vas dado -debe de ser como interpretar un error de Windows por su número-; y el maravilloso y superavanzado instrumento de navegación que usan en la nave para alcanzar el rumbo del asteroide. Pongo los fotogramas por orden según he nombrado cada cosa para que no haya dudas.

Batalla más allá de las estrellas - fotograma19 Batalla más allá de las estrellas - fotograma17 Batalla más allá de las estrellas - fotograma18

El resto del equipo: armas, tuberías, contenedores, paneles, etc. son de aluminio o, directamente de plástico o cartón recubierto de papel de plata. De hecho, en una de las escenas, se ve cómo alguien pasa cerca de una tubería, le da con el brazo al pasar y deja una hendidura en el material.
Cuando los hombres salen al espacio con sus trajes “Semi-EVA” se produce un error tras otro: el primero es la diferencia del contraste entre las imágenes del fondo (tomadas de fotos fijas de las maquetas) y las de los astronautas. Otro muy gordo se produce en las últimas escenas, cuando salen varios soldados a combatir a los bichos y van volando de un lado a otro hasta que caen sobre la superficie de la estación y se ponen a correr, y uno le tira un arma a un bicho y se la clava y cosas por el estilo; vamos, la locura. Y el último a éste respecto es la explosión y posterior fuego en la estación… Si hay oxígeno ¿para qué diablos llevan un traje espacial? y si hay gravedad, ¿cómo diablos se supone que vuelan? Es más, si hay oxígeno y hay gravedad, ¿qué…? ¿qué? ¿eh? ¿qué?
Como se habrá podido observar, me he dejado lo mejor para el final: los alienígenas. Aunque, en realidad no sé si son alienígenas o cactus cabreados con pinzas de cangrejo como manos. Son tan patéticos que hay que verlos para creerlos. Y, para rematar, el encargado del sonido metió un gato en un saco y empezó a centrifugarlo para obtener el audio que sale, supuestamente, de los cactus malosos. Mira que he visto aliens cutres pero, como estos, creo que sólo a Rowan Atkinson.

Batalla más allá de las estrellas - fotograma04 Batalla más allá de las estrellas - fotograma05

Bricoman�a

Número II

Hágase un traje de soldado espacial
– Vaya al Todo a 100 más grande que encuentre, ése que le haga preguntarse por qué se llama Todo a 100 y no El Corte Inglés (yo conozco un par) y compre lo siguiente: Un mono azul, unas botas de agua, un casco para ir en monopatín, un Acuablast o cualquier otro rifle de agua y un spray de pintura plateada.
– Abra todas las ventanas de casa o mejor, váyase a la calle, y aplique el spray plateado sobre el casco y el rifle de agua. Espere a que se seque.
– Póngase el mono, las botas y el casco y coja el arma.
– ¿A que ha sido fácil? Ya es usted un cadete espacial.

Batalla más allá de las estrellas - fotograma16

– A continuación, si quiere un enemigo espacial al que eliminar, compre un cactus, un pulpo, un cangrejo, adhesivo de contacto y pinturas roja y verde.
– Si el cactus es pequeño, engórdelo a base de darle pastillas anticonceptivas (no es coña, que las plantas crecen un montón). Si tiene la suerte de vivir en Méjico, Las islas Canarias o cualquier otra zona en donde crezcan cactus grandes, coja ése que acaba de ver y salga pitando antes de que aparezca un ecologista para echarle la bronca porque, por mucho que se lo explique, nunca acabará de creerse el propósito del hurto.
– Córtele las patas al pulpo, píntelas de verde y clávelas en el cáctus.
– Quítele las pinzas al cangrejo y péguelas con adhesivo de contacto a dos de los tentáculos.
– Ya casi estamos. Péguele un tajo al cactus en la parte superior y métale un brochazo de pintura roja.
– Si quiere que se mueva, empújelo.
– Si quiere que grite, ya sabe lo que tiene que hacer con el gato y el saco. Pero conste que me parece una salvajada.
– Si quiere que le salgan chispas de los tentáculos como al monstruo de la peli, meta uno de los tentáculo en el enchufe más cercano y prepárese, que ya verá qué risas.

 

Cutrez técnicaEstrella 4
Cutrez guion�sticaEstrella 3
Cutrez visualEstrella 5
InterésEstrella 3
PuntuaciónGlobal - 5.0

11 Responses to “Batalla más allá de las estrellas (1968)”


  1. 1 Herman Monster julio 14, 2007 en 1:50 pm

    Oye estás que no parás eh!!!!Resulta que esta película me la tragué hará mes y medio a las tantas de la madrugada EN UN BAR!!!jaja. Suelen dejar alguna película “freak” puesta , pues bien, yo me la tragué enterita , y vamos es que te partes el culo directamente. Coincido contigo en todo , lo de los trajes y los pulpos es de traca.

    Un saludo

  2. 2 antirrevisionismo julio 15, 2007 en 4:11 am

    Que no, mamá, que no me drogo… son las 4: de la mañana y si no puedo parar de reir no es porque me haya metido nada…
    Para mañana mira por donde pienso darle utilidad a la colección de cactus de mi hermana. ¿dónde está el gato?
    Eso sí, el lunes me hago cadete espacial.

  3. 3 troncha julio 24, 2007 en 8:39 pm

    Te juro que al pobre monstruo llegué a cogerle cariño con esos abrazos que daba, no me explico porque le tenian tanta mania y ganas de destruirlo, lo que si me parece genial es el aire pulp de ciertas vestimentas y esas maquetas y dióramas para algunas ecenas, todo muy mítico.

    Entrañable rato el pasado con esta película.

    Te añado un link en mi blog, pasate por alli si quieres, serás bien recibido.

    Saludos

  4. 4 Sazza julio 25, 2007 en 5:29 pm

    Mer la comí enterita ayer…con mi chorva en el siLLón dandome patadas para que me parase de reir. Lo mismito que ahora leyendo tu tesis…en más que increible…es increible…

    jajajajaj

    mi madre…

  5. 5 octopusmagnificens agosto 24, 2007 en 11:33 pm

    ¡Jajaja! Esta peli es genial de mala que es. La ponen a menudo en TCM.

  6. 6 Nacho mayo 19, 2008 en 12:33 am

    Hombre, que yo la vi en la televisión cuando pequeño (nací en el 71) y aunque era en blanco y negro creo que tuve pesadillas durante una semana. Aún siendo un crio me acuerdo de la maqueta en llamas, una guarrada, vamos…
    Esa peli, y otra llamada “El monstruo proyectado” son de lejos las que mas me han metido el canguelo cuando peque.

    Saludos

  7. 7 pako julio 8, 2009 en 5:18 pm

    Buenísima la crítica. Me he reido hasta llorar. Mejor incluso que las risas que me ha producido la peli. -La acabo de ver-.

  8. 8 alexis noviembre 15, 2009 en 2:33 am

    ¡Oleeeee! ¡Esta si! ¡Esta si!

    Me la apunto aun por delante de aquello del Papá Noel y los marcianos (que es que de aquella me tira patrás sobretodo lo del Papá Noel).
    Personalmente tengo como película predilecta la primera y “fundacional” de “Alien” (Ridley Scott – 1979, como ya se sabe) con lo cual se me hace bastante curioso e interesante cualquier engendro que aparente ser algo “precursor” (en la medida que sea) del citado clasicazo.
    ¿Es este el caso? ¿No es este el caso?… Pues no lo se porque no la he visto. Se me ha ocurrido la posibilidad solo por lo leido, y por lo visto en el trailer.
    En todo caso ¡Que digno “precursor” ha de ser este, si se le puede considerar así! (¡Risas, y no pocas! si procede)…

  9. 9 Completo Gilipollas abril 10, 2010 en 11:02 am

    No entiendo a que viene tanto cachondeo. Esta película es una obra maestra de la ciencia ficción intelectual, con grandiosos efectos especiales, diálogos propios de scorsesse y un vestuario que debería haber ganado el Oscar.
    Son ustedes todos unos ignorantes…
    …y yo un completo gilipollas
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    pd. lo que me he llegado a reir esta mañana viendo la película, por Dios… ¿te diste cuenta que para meter los artefactos nucleares en el asteroide llevan una especie de vehículos con un gran torno que al final ha agujereado… 20 cms!!!! soberbio

  10. 10 Nacho marzo 12, 2011 en 5:24 pm

    Sin duda lo mejor de esta película es la turgencia de Luciana Paluzzi.

    Por cierto, el blog es cojonudo.


  1. 1 La semilla del espacio (1962) « ¡Qué grandes son las pelis cutres! Trackback en agosto 28, 2007 en 5:07 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Películas "Buenismas", buenas, malas y "malismas", pero todas con menos presupuesto del que hubiesen querido

Comentarios

Los textos aparecidos en este blog -salvo los especificados en cada momento- están protegidos por una licencia Creative Commons. Está prohibido hacer uso comercial o modificar los mismos y debes ponerte en contacto con el autor para obtener su consentimiento antes de reproducirlos en otro ámbito.

En este blog no hay ni se permite publicar enlaces Edonkey.

Categorías

Los más sobrevalorados:

Comentarios

Carteles de las películas

Cadáveres Atómicos c06

Cadáveres Atómicos c05

Cadáveres Atómicos c04

Más fotos

AL MÁRGEN DE ESTE BLOG:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 33 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: