Santo contra los Zombies (1962)

Santo contra los zombies
Banderas - Méjico
Año:
1962
Duración: 85 min.
Género: Aventuras, Acción, Ciencia-ficción y Terror
Director: Benito Alazraki
Actores: Santo, Armando Silvestre, Jaime Fernández, Dagoberto Rodríguez, etc.
Más datos en la IMDB

Minisinopsis: El doctor Sandoval ha sido raptado y no hay ninguna pista. Al mismo tiempo, un grupo de zombies comienza a cometer delitos en la ciudad sin que nadie entienda qué sucede, pero la policía y Santo se pondrán manos a la obra.

Si ya has visto la película, puedes seguir leyendo.

Empiezo a entender el por qué de que los hermanos mejicanos tengan a Santo como una especie de ídolo de la cultura underground: está claro que Santo no podría ser ídolo de ningún otro tipo de cultura, como la cultura… la cultura egipcia, la romana o cualquier otra de falda corta y hombres musculosos -He de dejar de ver el canal Historia mientras hago zapping con el Cosmopolitan o voy a acabar volviéndome gay-.
Técnicamente la película tiene puntos muy flojos y otros muy correctos. Entre los correctos están la música -bastante apropiada-, el montaje y la fotografía.
Entre los que son muy flojos encontramos a casi todo (y estoy siendo benévolo) el reparto. Mención especial , premio del jurado, dos orejas y un rabo para Lorena Velázquez (Gloria), Irma Serrano (La detective Isabel), Jaime Fernández (El detective Rodríguez) y Carlos Agostí (Genaro), quienes juraría que se han apuntado sus líneas en la mano y las van leyendo. Pero si algo hay que destacar de las actuaciones por encima de todo es la “caída” de Genaro al más puro estilo delantero en el área cuando su equipo va perdiendo por 1-0 en el último minuto. Como decía la canción: “teaaatro, la vida es puro teaaatro” y del malo, añado.
Otra cosa impetuosamente negativa (vaya expresión) son los efectos sonoros de los tremendos golpazos que se arrean en la peli. Cuando era un crío mi hermano apareció un día con tres vinilos de efectos de sonido. Nunca supe el propósito de tal compra, pero nos lo pasábamos como enanos escuchando los soniditos estúpidos de los discos sin razón aparente. Bien, pues supongo que el tipo encargado de los efectos en esta peli tenía los mismos discos… aunque le falta meter el sonido de la guillotina con la cabeza cayendo, que era de los que más molaba pese a que era un auténtico coñazo localizar un sonido de tres segundos en un vinilo con 200 pistas.
Y así, como curiosidad hay que destacar que Alfredo Ruvalcaba fue el encargado de la foto fija. Para el que se pregunte quién es Alfredo Rubalcaba, que no Ruvalcaba, ahí va el artículo de la wikipedia. Ya sé que es una chorrada, pero me ha llamado la atención.

Como ya es sabido, en toda película de Santo, que supongamos que suelen durar 80 minutos de media, hay como 30 minutos de lucha libre. Ésta es la segunda y última vez que voy a comentar las escenas de peleas -a no ser que ocurra algo extraordinario en alguna de ellas- porque yo es que de la lucha libre sólo aguanto como dos minutos, me da igual que sea mejicana, norteamericana o judeomasónica, me parece un poco chorras, la verdad. En los tiempos en los que todo el mundo andaba loco con la WWF cuando la emitía Tele5, en mi casa había instalada una especie de televisión por cable bastante cutre en la que estaba incluído el canal Galavisión y a veces mi hermano y yo veíamos los combates de lucha libre -que, la verdad, era lo único que tenía gracia junto con El Chavo y El Chapulín colorado-; bien pues toda esta parrafada la suelto para decir que acabé cansándome de lo absurdo de las peleas pese a que vi sangre en varias de ellas, y que los combates en esta película me han ratificado mi aburrimiento porque pegan con menos ganas que las que tiene un adolescente que vuelve de botellón de ponerse a fregar platos a las cuatro de la mañana.

A parte de ser el director, Benito Alazraki es también el guionista. Uno podría decir que el guión es algo idiota porque sí, porque sigue excesivamente los patrones de estas películas en las que un genio del mal quiere hacer lo que se le ant-ojete, pero es que además en este caso en concreto las cosas suceden prácticamente porque sí. Los buenos y los malos saben lo que va a pasar a través de una conexión vía satélite con cualquier punto de la ciudad… ¡qué digo de la ciudad, del Universo! -lo que me hace preguntarme qué harán los viernes por la noche-, y la gente saca conclusiones certeras con sólo ver un cubito de hielo de un iceberg, ni la punta. Vamos, que las cosas pasan porque tienen que pasar y punto. A ésto debemos añadir que los personajes se hacen unas preguntas muy extrañas realmente fáciles de responder para cualquier otro. Veamos algunos ejemplos claros sobre ésto que acabo de comentar:
– Cuando comienzan a indagar sobre el paradero del Doctor Sandoval, a Gloria se le ocurre ir a preguntar a la editorial donde se publican los trabajos de su padre. Como no consiguen respuesta, la tía se pregunta “¿Cómo es posible que no sepan nada de él?“. Una buena respuesta sería que los editores no suelen secuestrar a quienes les hacen ganar dinero y otra es que, en caso de haberle raptado, no se lo dirían.
Santo llega al orfanato y a casa de Isabel porque ve en el televisor de su santicueva que los zombies van para allá. Sin embargo, no se molesta en ir al sitio de donde salen los zombies hasta el final de la peli. Lo mismo pasa con los malotes, que ven lo que quieren pero sólo lo imprescindible para no acabar la peli en 10 minutos.
Gloria encuentra unas notas codificadas de su padre de las que sólo puede leer cuatro palabras y con éso ya conoce el paradero de los malos malísmos pese a que dos segundos antes dice que debe estudiarlas más. Obviamente, va sola porque le corre mucha prisa, que luego había quedado para ir a un espectáculo de boys. Lo que es imperdonable es que los zombies no se la carguen a las primeras de cambio para que deje de gritar como un maldito roedor y deje de hacer esos aspavientos con las piernas.

Uno de los grandes diálogos que resumen el espíritu de estas películas es el que tiene lugar en el ring, cuando Rodríguez y Gloria van a buscar a Santo para que les ayude:
Gloria: “¿Y éste es el que nos va a ayudar?” (Gran pregunta que cualquiera se haría).
Rodríguez: “El Santo es el mejor aliado del bien y la justicia” (Y Super López, pero la voluntad no cuenta, amiguete).

Otro es cuando el malote se pone a darle a botoncicos de su supercomputadora y dice lo siguiente: “Atención, atención, que vengan los números 10, 17 y 23“, a lo que alguien responde a voz en grito por detrás “¡Bingo!“… bueno, nadie responde éso, fui yo el que no se pudo resistir al oírlo.

Y luego existen varias cosas absurdas en las escenas de éstas que nadie podrá explicarse ni con logaritmos neperianos de por medio:
Siempre que se le dispara a un zombie (ocurre tres o cuatro veces), se vacía el cargador del revólver y se acaba intentando tirarle el arma. Digo yo que, si ves que no funciona lo de disparar y quieres un arma de contacto es mejor que lleves un arma pequeña y más útil, como por ejemplo un hacha de doble hoja, una alabarda, una catapulta o algo así.
Siempre que los zombies entran y salen de un sitio se produce un fuego, pero nunca pasa nada con ese fuego y acaba apagándose misteriosamente en vez de devorar el lugar. Entonces, ¿para qué sirve tal fuego? ¿para que los zombies asen patatas?.
Hay una escena en particular, en la que los policías cogen un “radio receptor de microondas” y uno de ellos se lo mete en el bolsillo del pantalón. Insensato. Todo el mundo sabe lo que ocurre cuando se mete un huevo en un microondas -al que no lo sepa, no le voy a quitar la oportunidad de probarlo-, así que me parece peor idea meter dos y mucho peor que éstos estén ligados a un cuerpo humano.
Pero nada tan absurdo como la escena en la que capturan al luchador Dorrell (Fernando Osés, con asombroso parecido a Vincent Price), lo llevan a la cueva de los malotes y éstos espetan: “vamos a operar“. Bien, pues la operación consiste en meterle un jeringuillazo y sobarle el pecho con las manos. Igual son como el fraude de tipo aquel que decía que quitaba piedras del riñón con las manos y sin hacer incisiones. Sí que estaba mal el sistema de salud público en Méjico en los años 60.
Por último está el tema de que Santo lleve capa. Mira que se ha dicho veces que lo de la capa para un superhéroe no sirve de nada, ¿eh? Pues éste se empeña en llevarla pese a que esté todo el rato apartándosela. Joer, déjatela en casa y ponte un jersey de cuello de cisne si tienes frío. Algo similar sucede con los malosos, que van con capucha y capa todo el rato. Digo yo que está bien que protejan su identidad cuando alguien que no deba reconocerlos esté delante, pero que lo lleven siempre es como cuando las tías se tapan los pechos en las películas después de copular cual mapaches en celo.

Y por último vamos con lo visual del tema. Principalmente hay dos cosas: El laboratorio y los artilugios de los malosos y los zombies.
El tema del laboratorio parece que lo han copiado de Frankenstein. El problema es que cada cosa sirve para un propósito y el laboratorio de Frankenstein sirve para hacer al monstruo en cuestión, no para hacer zombies… y así les va. Pues éso, mucha probeta humeante, mucho aparato eléctrico (que no electrónico) que no se sabe para qué diablos sirve y cosas así.
Pero si uno de los cachibaches de los locos científicos es bonico es el del cinturón que llevan los zombies para ser controlados o para teletransportarse, cosa que sólo hacen una vez en toda la película, con lo útil que es éso teniendo en cuenta lo que cuestan los taxis, oiga, que viene a ser un cinturón de plástico del Lidl pintado con brillantina.
Y, claro, la curiosa omniherramienta que también llevan los zombies y que no es más que un trozo de madera con el que se supone que nos tenemos que creer que producen descargas eléctricas de alto voltaje… (toses).

Lo de los zombies es como para enmarcarlo porque son tipos normales vestidos de Peter Pan. Tal cual, oiga, que me van con botas, unos leotardos y un chaleco con el cuello atado con una cuerda, que hasta se les ve cómo se les meten los calzoncillos por la raja del culo cuando escapan de la joyería. ¡Hombre, no me seas así y gástate dos duros en tizas para pintarles las caras a los zombies, que nadie puede creerse que los tipos lleven ocho años muertos! ¡si parece que se han afeitado hace media hora con la Gillette que anunciaba el Beckham! ¡un poco de zombiestilo, por Dios! que es que así ni asustan ni nada. Y ponlos a andar como si fuesen zombies, no como si tuviesen juanetes, ten un poco de orgullo, que la peli se llama Santo contra los zombies, no Santo contra los clones de Peter Pan que tienen cita con el podólogo. ¡Ay!

Santo contra los zombies es una de las primeras películas (la tercera, creo) de la saga y se nota que aún había mucho que pulir. De cualquier forma, estas películas está claro que pueden satisfacer a cualquier fan (ventilador en inglés) de lo cutre que quiera hacer como que ve una película mientras se bebe una caja de Coronitas y se mete con los colegas un viernes por la noche (viernes, porque igual un domingo viendo ésto se duerme). Además, estas películas tienen algo bueno que ya he comentado: que si pasas rápido los combates se quedan en 50 minutos o menos. La única pega es que el absurdo en ésta no es tan divertido como en otras.

Cutrez técnicaEstrella 4
Cutrez guion�sticaEstrella 4
Cutrez visualEstrella 5
InterésEstrella 2
PuntuaciónGlobal - 4.0

About these ads

10 Responses to “Santo contra los Zombies (1962)”


  1. 1 Don_fofo junio 24, 2008 en 9:42 pm

    Jajajaj, si si, completamente de acuerdo contigo, yo también tengo esta película hace un par de años y de lo que más me río es el “por que” de cuando aparecen los zombis y hay fuego, ¿quien lo prende? y la pregunta mas trascendente… ¿quien lo apaga cuando se van? ellos mismos? serian zombis muy educados en ese caso … jaja

    Muy buen comentario, como siempre profundo y con su cuota de ironía.

    Saludos.

    Don_fofo

  2. 2 troncha junio 25, 2008 en 10:30 am

    Buenísima la recomendación de los huevos en el microondas, hay que ser insensato para acercar tamaño artilugio a ciertas nobles partes.

    Eres un crack, me laegro que la “galvana” haya abandonado tu cuerpo.

    Saludos…

  3. 3 Jorge junio 25, 2008 en 11:17 am

    Don_fofo, pensando, pensando -cosa que no hago mucho porque me ha dicho el médico que es malo-, he llegado a la siguiente conclusión:
    Cuando entran los zombies se produce un fuego -se supone que por sus varitas mágicas de madera que dan calambres asesinos-, pero cuando salen se apagan solos. Luego el fuego es una especie de advertencia en plan “¡Cuidado, zombies con aspecto de Peter Pan sueltos!”. Por éso se apaga cuando se van, porque ya no están dentro.

    Troncha, la galvana sigue, pero se va diluyendo poco a poco… paciencia -Pá ciencia, la que tenía Einstein-.

  4. 4 darkerr junio 25, 2008 en 9:29 pm

    De repente esta no divierte tanto, porque esos zombies son cualquier cosa menos zombies, sobre las peleas, creo que todos los filmes eran asi, con media hora en el ring.

  5. 5 Don_fofo junio 27, 2008 en 8:59 pm

    … por lo que dice el amigo de arriba sobre que los zombies que no parecen zombies…

    La respuesta a la pregunta de porque lo zombies de esta película no andan medios podridos, caminando torpemente o comiendo carne humana es simple.

    Esta película es del año 62, y los zombies come carne chupacesos y podridos se inventaron recién el año 68 con esa maravilla de película llamada “Night of the living Dead” de G. Romero, fue ahí donde se les dio a estos monstruos las características que todos conocemos hoy en día Antes de este año lo único que hacían era caminar sin voluntad y matar a sus victimas con una fuerza sobre humana, tal como lo describe el mito Haitiano (que es de donde nacieron).

    Saludos

  6. 6 epinefrinamán junio 28, 2008 en 12:31 am

    Pues todo ésto me recordaba a la clase de cintas a las que debía poner guión el protagonista de ¨barton fink¨:¨ Te matareeee aaaaargggg!!¨

  7. 7 norman agosto 2, 2008 en 8:58 am

    fuera de eso de escribir “mejicanos” en lugar de mexicanos, todo es bueno.
    excelente blog

  8. 8 Jorge agosto 2, 2008 en 10:27 am

    Gracias Norman.
    En castellano se escribe y dice “Mejicanos”, no “Mexicanos”. Así que, cuando hablas en español, las dos acepciones son válidas.
    En España se dice Méjico igual que se dice Nueva York aunque vosotros digáis México y los Neoyorkinos digan New York.

  9. 9 lasaga agosto 23, 2008 en 12:14 pm

    Joer, la vi ayer, y que mala me ha parecido… pero no por lo cutre y obvio… sino porque con el mismo material podrían haber hecho algo mucho mejor, ya sea en la sala de montaje…

    sin embargo Santo contra las mujeres vampiro me parece buena peli pa lo que es…

  10. 10 alexis octubre 31, 2009 en 3:56 am

    Bueeenooo… Pues yo acabo de soltar un rollazo gordo en el apartado de “Santo y Blue Demon contra Drácula y el hombre lobo” (donde, por cierto, he escrito espontáneamente las palabras “México” y “mexicano” así tal como las escribo aquí, porque realmente es así como me suenan, por mas que lo de la “x” por la “j” no se corresponda con el castellano de España).
    Luego me he querido interesar por esta otra reseña de “otra peli de Santo” (¡Y además con zombis!)… Pero casi que la cosa me echa para atrás. A mi también me gustan los zombis, pero entendidos como repulsivos cadáveres animados. Con mayor o menor nivel de decrepitud. Desde putrefacción incipiente hasta puro esqueleto descarnado… ¡Pero algo de eso tiene que haber! Esos “adonis” tan pulcros y hermosotes (juzgo por las fotos) serán “esclavos”, “poseidos” o lo que sea. Pero no lo que yo esperaria de una película con la explícita palabra “zombi” en su título.
    Será por eso de que esta peli es anterior a “Night of the living dead”, o será por que YO soy posterior a “Night of the living dead”. O las dos cosas juntas.
    Para mi, la imagen y el concepto de “Zombi”, de ficción y fantasia, arranca mas de según que cómics de los 70 (“Tales of the Zombie”) que de nada anterior a eso.

    ¡Aunque también me remito a mi anterior comentario, donde menciono “El charro de las calaveras”!: No se de que año es esa peli, pero (para el caso de que fuera lo bastante anterior) el espectro del decapitado que aparece en ella si tiene la cabeza bastante putrefacta (de pasta de cartón muy mal moldeada, mas bien). Y salen también unos “secuaces-pura-calavera” con hábito de fraile. ¡Eso si me pone! y desmiente lo de la “fecha de creación” de según que concepto de cadáver viviente… Si realmente es anterior al clásico de George A. Romero, claro… Que, en realidad, no lo se…

    ¡Hala!: Otro rollete del amigo Alexis, patrocinado por… Pero no. ¡Que va! ¡Ojalá alguna marca de cerveza de las que me voy bebiendo mientras escribo me subvencionara las parrafaditas, por la parte de culpa que les pueda tocar!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Películas "Buenismas", buenas, malas y "malismas", pero todas con menos presupuesto del que hubiesen querido

Comentarios

Los textos aparecidos en este blog -salvo los especificados en cada momento- están protegidos por una licencia Creative Commons. Está prohibido hacer uso comercial o modificar los mismos y debes ponerte en contacto con el autor para obtener su consentimiento antes de reproducirlos en otro ámbito.

En este blog no hay ni se permite publicar enlaces Edonkey.

Categorías

Los más sobrevalorados:

Comentarios

Carteles de las películas

Cadáveres Atómicos c06

Cadáveres Atómicos c05

Cadáveres Atómicos c04

Más fotos

AL MÁRGEN DE ESTE BLOG:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 26 seguidores


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores

%d personas les gusta esto: